Hace algunas semanas, el Diputado Fidel Espinoza instaló un letrero de grandes dimensiones sobre su oficina parlamentaria de la ciudad de Puerto Varas, la cual está ubicada en calle Gramado esquina pasaje Machmar.

El letrero ha sido muy polémico ya que, dada sus dimensiones, no cumple con la normativa visual que rige en Puerto Varas hace cerca de dos años, y que fue pasada en el gobierno comunal de Berger, y que obligó a todos los comerciantes de la ciudad a seguir normas bien claras respecto del tamaño de los letreros (no más de 8% de la superficie de la fachada), de madera, fierro o piedra y no se pueden instalar sobre los techos.

Además, el inmueble donde se ubica la oficina parlamentaria, está en Zona Típica en la cual no se puede instalar ese tipo de letreros sin contar con el permiso del Consejo de Monumentos Nacionales.

La citación fue notificada el 17 de agosto y según la ordenanza del plan visual tiene 10 días para subsanar la situación.

 

Esto es una Persecución y una Discriminación

Consultado el Diputado Espinoza opinó respecto de esta citación que “encuentro que esto es una persecución y discriminación de la dirección de obras municipal, porque en todo Chile, incluyendo comunas con zona típica como Viña del Mar, las oficinas parlamentarias pueden tener sus letreros y nadie los molesta. Una dirección de obra municipal que le pasa parte a una persona humilde porque hace una ampliación en su casa, pero que no va a fiscalizar a los grandes porque no pagan los permisos de edificación…Yo encuentro que Puerto Varas con la cantidad de problemas que tiene, contaminación del lago y 10 mil otros problemas como sus calles, que estén preocupados por un letrero, me parece una pequeñez increíble”.

“En cuanto a qué voy a hacer, voy a agotar todas las instancias administrativas. Mi abogado presentará en las próximas horas un recurso de ilegalidad del acto administrativo a la dirección de obras y, con posterioridad, si tenemos que judicializar este asunto, lo vamos a hacer, y si un juez de la república me dice que lo tengo que cambiar o mover, lo haré, pero no estoy cometiendo ningún delito. Una parte de la elite puertovarina reclamó, pero esa misma elite, han hecho conocida mi oficina parlamentaria como nunca antes había ocurrido. A los señores del Molino Machmar les molesta que vayan personas humildes al sector, pero nada dicen que a la gente que vive en el sector le modifican su calidad de vida porque estacionan en las veredas”, concluyó.

 

 

 

 

 

Comenta en Facebook