Opinión

¿Los quioscos escolares se adaptaron a la Ley de Etiquetado de alimentos?

El Heraldo Austral

Esta semana entró en vigencia la última etapa de la Ley de Etiquetado. Una que impactó a la industria y también a los administradores de quioscos de establecimientos educacionales. A tres años de la implementación, evalúan la difícil travesía de cumplir con la norma y valoran la capacitación que la carrera de Nutrición de USS, está realizando en algunas comunas del país.

Lo más visible en los tres años de implementación de la Ley de Etiquetado de Alimentos, fueron los sellos negros con la advertencia “Alto en: calorías, grasas saturadas, azúcares, o sal”, en productos con altos contenido de nutrientes críticos.

También la reformulación de los productos por parte de la industria y en menor medida, la adaptación de los quioscos escolares de dejar de ofrecer lo que la población infantil demandaba y estaban acostumbrados a consumir: papas fritas, ramitas, chocolates…etc.

“La ley nos afectó en un 100%. Ya no hay que vender. Nos movemos entre alfajores y pan”, comentó Víctor Gallego, responsable del quiosco del Liceo Juanita Fernández de la comuna de Recoleta.

“Dejé de ofrecer chatarra y me moví hacia los lácteos, yogurt, frutas y sándwich”, comentó Ana Carvajal, quien desde 1989 trabaja el quiosco de la Escuela Daniel Rebolledo en la misma comuna.

Ambos reconocen que las ventas han bajado y por eso, valoran la iniciativa que académicos de la carrera de Nutrición de la U. San Sebastián, están realizando en Recoleta.

Se trata del proyecto ¿Cómo como lo que como?, financiado por el programa Explora Conicyt, a través del cual se les están entregando conocimientos y herramientas para preparar y ofrecer alimentos saludables.

 

“Realizamos un diagnóstico previo de conocimientos sobre inocuidad, sellos de advertencia y vimos que sabían muy poco, lo que sumado a que los chicos sólo conocen los snacks altos en nutrientes críticos, y los quioscos para cumplir con la ley, les ofrecen fruta entera, picadas y frutos secos, siendo que hay más opciones. Entonces ahí entramos nosotros con la capacitación”, comentó Carla Morales, nutricionista USS.

En total son 60 personas de la comuna de Recoleta, Concepción, Valdivia y Río Bueno las que están siendo favorecidas con este taller que entrega contenidos referidos a las consecuencias de la malnutrición por exceso en la salud de la población infantil y del adolescente, también los entrena en interpretar la información nutricional declarada en la etiqueta, composición nutricional de los alimentos y su publicidad (ley 20.606) y manipulación e inocuidad de alimentos según Reglamento Sanitario de los Alimentos (RSA).

 

Oferta de colaciones bajas en calorías

Jessica Moya, académica de la carrera de Nutricion y Dietética de USS, encabeza las capacitaciones a los administradores de quioscos en la comuna de Recoleta y destaca el valor que éstos le están dando a las capacitaciones.

“Ya les entregamos el contenido referido a inocuidad alimentaria, manipulación de los alimentos e impacto de aquellos altos en nutrientes críticos en la salud de la población infantil y adolescente. Además de esto, vimos en profundidad la regulación vigente para etiquetado, y dentro de esto la Ley 20.606 y todos sus alcances. Ahora nos toca llevar a la práctica y enseñarles cómo preparar colaciones saludables”.

Entre las recetas que les facilitarán están por ejemplo: galletas, queques, barras de cereales, pizzas saludables, entre otros. Adelantó Moya.

La Ley de Etiquetado de Alimentos culminó su ciclo de implementación este 26 de junio cuando los productos envasados que fabrican micros y pequeños empresarios, presenten sellos de advertencia cuando sobrepasen los límites permitidos de los nutrientes crítico y más estrictos que en sus fases anteriores, comentó la especialista.