Opinión

[OPINIÓN] Ex Liceanos promoción 1972

El Heraldo Austral

Estimada Directora,

Agradeceremos a Ud. Publicar la siguiente carta de un grupo de ex liceanos :

Siendo nuestro amado Liceo PAC de Puerto Varas una tan insigne Institución y hoy su 67avo. aniversario, la promoción de 1972 envía un saludo al Liceo y a toda la comunidad liceana.

El 13 octubre de 1972, en Puerto Montt, un grupo de jóvenes liceanos, soñadores y entusiastas algunos, otros tal vez con temores y dudas propias de la ocasión, rindieron la Prueba de Aptitud Académica, llamada después PSU y actualmente PTU, para optar a estudios superiores.

Éramos los alumnos de los 4tos. de letras y científico, del Liceo PAC de Puerto Varas que íbamos en busca de nuestro futuro. Más tarde, la historia, nuestra propia historia nos llevaría por distintos derroteros.

Era 1973, cuando las circunstancias políticas, sociales y económicas, en algunos casos, cambiaron nuestros rumbos. Nuestros caracteres fueron modelados con otros elementos: temores, desencantos, ansias de superación, defensa de la dignidad. Traíamos ya los valores de la preciada educación recibida en nuestros propios hogares y los conocimientos que entrega el colegio, en este caso nuestro querido Liceo Pedro Aguirre Cerda.

En nuestro futuro, hubo muy buen nivel de preparación y desarrollo, y hoy recalcamos con orgullo, que somos egresados de la Educación Pública gratuita y de calidad de un liceo como tantos en Chile, pero que en esos tiempos, fuimos una promoción tremendamente exitosa, aquí, en nuestra bella ciudad: de 56 egresados, 48 habríamos accedido a la enseñanza universitaria.

Fue una época en que para estudiar, todo se conseguía con esfuerzo y dedicación, y claro, había situaciones vulnerables, pero existía en ese grupo un amplio sentido de compañerismo y solidaridad. Cuando era necesario, los más adelantados se hacían presente para tenderle la mano al que estaba en dificultades.

Todo eso llevó a que esos jóvenes, la promoción PAC 1972, creara lazos afectivos que aún perduran, sin que la distancia - Bariloche, Bélgica, Australia, Canadá - sea un obstáculo. Al contrario, han permitido comprobar que los vínculos son sólidos, pues en la comunicación virtual que logramos crear y entablar hace sólo algunas semanas, se captan genuinos gestos de cariño y amistad, casi tan efectivas como cuando circulábamos por las aulas, los pasillos y el patio del Liceo.

Estas remembranzas, quizá con algunos matices, son prácticamente unánimes en nuestro grupo de exalumnos de cabelleras plateadas, ahora la mayoría siendo parte de la población pasiva, pero todos con gran gratitud y afecto a nuestro querido Liceo, recordamos y valoramos a su planta docente, de servicio, Inspectoría y Dirección. Dios sabe que le estamos muy agradecidos por su entrega, profesionalismo y amistad, nos sentimos orgullosos de haber sido parte de ese plantel.

A las generaciones de hoy les aconsejamos que empeñen sus mejores esfuerzos en superar vallas, sientan y gocen el sentido de pertenencia, desarrollen sus valores para lograr, como dice nuestro hermoso himno: … formar los seres de un vigor intenso, deshacer con viril resolución los infortunios y las mezquindades, los egoísmos y la incomprensión, estrechando las manos y las almas, en un solo apretado corazón.

De alguna manera, nuestro devenir fue un reto al destino, pues a pesar de todas las vicisitudes de la época, con el despertar de las conciencias, con tantos sueños quizá utópicos, logramos metas y niveles acorde a nuestros sueños e intereses.

Promoción Liceo PAC año 1972