Regional

Hospital Puerto Montt mediante el uso de videollamadas refuerza la atención de los pacientes

El Heraldo Austral

Con cuatro nuevos tablets el equipo del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Puerto Montt (HPM) reforzó la atención y contacto entre los pacientes y sus familiares, en el contexto de la pandemia por coronavirus. Las herramientas tecnológicas se suman a los cuidados y estrategias del servicio respecto de la humanización del cuidado, tanto para pacientes Covid-19 como de otras patologías habituales que se tratan en la unidad.

El uso de esta tecnología es más bien complementaria a todo lo que se hace en rehabilitación, como actividades de estimulación cognitiva y no sustituye lo que se pueda hacer con los tratamientos regulares.

La Dra. Elisa Rivera, fisiatra del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del HPM, detalló que el uso de los tablets, “cobra importancia en estos tiempos, porque no contamos en el HPM con un recurso para nosotros elemental en la rehabilitación, que es la familia. Creo que eso nos ha jugado mucho en contra para poder implementar nuestro trabajo como estábamos acostumbrados, teniendo a la familia como co-terapeuta dentro del lugar de atención del paciente".

Añade que los tabletsson una herramienta que ayuda mucho a la familia que está afuera y que no tiene contacto con este paciente, al que acostumbraba ver en la hora de visita. Esto ya no existe. Entonces, esa angustia que siente el familiar y que siente uno cuando está en el teléfono cuando se comunica con ellos, de alguna manera se ha visto compensada con este tipo de uso”.

La puesta en marcha para el equipo de terapeutas ocupacionales permite que cada uno vaya con su tablet y planifique su día para al menos dos o tres videollamadas con los pacientes que atiende.

Ahora –añade la Dra Rivera-, esto no es llegar y hacer una videollamada. Como no tenemos familia acá a quién preguntar tenemos que hacer una preparación previa, no solo de evaluar al paciente si está en condiciones, sino también llamar previamente a la familia para saber si nos autoriza hacer la videollamada”.

Tal es así que se debe contar con la autorización para planificar y realizar la videollamada, la que también se registra en la ficha clínica bajo consentimiento del familiar o del paciente.

 

Humanización del trato

La Dra. Rivera explica otro aspecto que va más allá de la rehabilitación, y se trata de la humanización del trato. Sobre todo en un momento crucial que generalmente ocurre en las UPC del país que es el acompañamiento en los cuidados finales de la vida.

Cuando se sabe, por ejemplo, que un paciente va a fallecer, en el mundo sin pandemia se llama al familiar quien entra y acompaña en el proceso, lo que es algo muy solemne y al que todos tienen derecho. Esto ahora no se puede, sobre todo en el contexto de un paciente Covid y que probablemente su familiar estará en casa por cuarentena”, relató.

“Entonces, han ocurrido situaciones en que se le avisa al familiar, y esto siempre ha sido así con Covid o sin Covid, que la persona está complicada y que probablemente va a fallecer en las próximas horas. En el mundo ideal el familiar viene, pero en este caso como no pueden se ha utilizado la tablet como herramienta de comunicación para que el familiar pueda despedirse”, concluyó la Dra. Rivera.

El equipo conformado por nueve terapeutas ocupacionales ha logrado llevar a cabo 70 videollamadas durante el mes de junio en el HPM.