Opinión

[OPINIÓN] "Mala semana" Por Pablo Hübner

El Heraldo Austral

El miércoles de la semana pasada, temprano en la mañana, un joven mató a otro con un cuchillo en Colón con Nicanor García. El hecho se da en el marco de violencia permanente en el sector. Tal cual, los enfrentamientos no se detuvieron, marcando una semana de piedrazos, palazos, fuegos artificiales y otros elementos de batalla. Algunos vecinos del sector solicitan, entre otras medidas, retirar la techumbre de la cancha, que más que para el deporte, es refugio para pandillas, drogas y violencia.

El alcalde hizo una sentida declaración en sus redes sociales. Profundizó en la importancia de visibilizar y reconocer que la violencia es un problema que afecta a la comuna. En el posteo del alcalde se pueden leer cientos de comentarios. Curiosamente, en su mayoría, no se tratan de la grave situación de violencia, sino que de las bicicletas y el cerro Philippi. Los comentarios son reactivos al comunicado de prensa que emite el concejo municipal, restringiendo el uso del cerro para ciertas actividades, como la realizada por el grupo Ciclópatas. El comunicado es tristemente ambiguo, pero suficiente claro para despertar dudas y molestias sobre el proceso de participación del cerro, la metodología y el eje vinculante de la consulta hacia la decisión final.

Los reclamos hacen eco de inconsistencias en el proceso. Mirando por el retrovisor, el municipio comunicó a todos los vecinos que el 10 de diciembre 2021 se entregarían los resultados de la consulta, el 21 de diciembre, se haría una completa propuesta a la comunidad. Ni uno de estos plazos se cumplió. La entrega de los resultados de la consulta se realiza con varios días de atraso y a la fecha, aún se desconoce la prometida propuesta formal del municipio. Curiosamente, antes de presentar la propuesta, se anuncian las restricciones, desconcertando a los grupos afectados que participaron tanto de la consulta como de otros encuentros asociados. El municipio compromete apoyo para buscar un nuevo lugar para Ciclópatas, sin saber aún qué lugar será, cuándo se trasladará, sin precisar si financiará infraestructura o parte del traslado, estirando así el manto de las dudas.

Los problemas del proceso de participación sobre el cerro Philippi no validan ni justifican la falta de respeto y de empatía. La violencia de los comentarios en las redes sociales del municipio y del alcalde merecen ser considerados seriamente. Es una señal grave, no corresponde y se repite. El individualismo ciego, ya sea personal o sectorial, pone en jaque la participación ciudadana como fundamento integral en la toma de decisiones.

Por si fuera poco, la semana pasada, pleno enero, se transparenta, con una postergación y letargo que merece serio análisis, la realidad de las playas del centro y su contaminación. Los resultados son malos. La foto del momento, que parece ser la de los últimos 5 años, o más, es que el agua de la playa tiene caca. Mucha caca. Tanta caca que es peligroso nadar en ese lugar. El municipio declara que revisarán el plan de reparación sentenciado por el Tribunal Ambiental de Valdivia contra Essal. Dicho de otro modo, declara que hasta ahora no lo ha revisado. Essal manifiesta no ser responsable en este caso, incluso dice en su comunicado de prensa que no han usado los aliviaderos de tormenta en más de 100 días. Dicho de otro modo, parece que declaran que durante este gobierno municipal sí se han usado aliviaderos de tormenta. En el municipio no tenían idea, hasta ahora.

La claridad de cómo se mide la calidad del agua del lago, quién la mide, cada cuánto tiempo y la transparencia de ese proceso, es difusa. A la fecha parece que nadie sabe qué pasa con el lago, quién lo contamina, y lo peor, quién realmente lo protege. Cuesta mucho creer en las declaraciones de ecologismo sin activismo. Cuesta mucho creer que la fiscalización actual es lo mejor que puede ser. Cuesta mucho creer en la participación para todos y todas, juntos y juntas, cuando ante la muerte de un joven en manos de un menor de edad, la reacción mayoritaria es sobre las bicicletas en el cerro.

Fue una mala semana. Violencia, contaminación, indiferencia, silencio por parte de otras autoridades regionales, opacidad en los procesos de fiscalización y de participación. Por si fuera poco, estaba anunciada lluvia para el fin de semana y no llovió, acentuando la sequía que perjudica a la comuna. Hay un problema con el clima en Puerto Varas.

Por: Pablo Hübner