Regional

Oncología Infantil del Hospital Puerto Montt celebró Halloween junto a pacientes y sus familias

El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral

El Servicio de Oncología Infantil del Hospital Puerto Montt (HPM) celebró Halloween con los pacientes y sus familias, en una jornada donde fueron regaloneados con dulces, cuentacuentos y sorpresas. Esta celebración comentó a desarrollarse en el hospital regional en 2015 con la presencia de 10 niños, aproximadamente, y este año asistieron 30 niños que se atienden en la unidad.

Carolina Wistuba, enfermera supervisora de Oncología Infantil del HPM, detalló que “cada año se suman más servicios que quieren participar de esta linda iniciativa, decoran sus servicios, entregan dulces y se disfrazan. Todos con el objetivo de querer brindar un momento lindo y agradable para los niños y sus familias”.

“Actualmente, en el Policlínico se atienden aproximadamente 80 niños con patología oncológica. Y se diagnostican aproximadamente entre 20 a 25 casos nuevos por año”, añadió.

Pamela Tejeda, madre de uno de los pacientes del servicio proveniente de Puerto Varas, destacó que “siempre estamos en controles y participando de las actividades que organizan las tías también. La verdad es que es segundo año que participamos con mi hijo y súper bien. Muy lindo todo y agradecidos de todo lo que hacen para alegrarle el día a los niños que, de repente, lo pasan tan mal con estas enfermedades”.

En tanto, Claudio Cofré proveniente de Cochamó, relató que su pequeño hijo está en tratamiento desde hace casi tres años en la unidad, “y estas actividades son súper reconfortantes para ellos. Ya que es un momento alegre, por lo menos para mi hijo Halloween es más importante que la Navidad incluso. Cosa contraria a lo que pasaba con nosotros”.

“Estuvo súper lindo, aparte que todos son súper comprometidos en los servicios; nos estaban esperando con dulces, todos disfrazados, súper cariñosos. La verdad que solo palabras de agradecimiento a cómo se portan. En todo caso todas las actividades que podamos participar siempre estamos. A veces por la distancia porque venimos de muy lejos, de Cochamó, nos cuesta un poco pero siempre que tratamos venimos, porque todo es con mucho cariño y se agradece”, finalizó Claudio Cofré.

Este año, la actividad contó con la participación de los jóvenes scouts quienes donaron bolsas personalizadas para los niños con sus nombres.