• 24 de Mayo

Sugeridos:

Un día de sol no hace el verano

  • Por Andrés Santana Riquelme, Ingeniero Civil Industrial, Ex Candidato a Diputado distrito 26.

En los últimos años, los rayados y grafitis han sido un problema creciente en muchas ciudades del mundo, Puerto Montt, Puerto Varas y lamentablemente nuestra región entera sufre de este flagelo. Las calles y edificios de la ciudad se ven afectados por el vandalismo, lo que genera no solo una percepción de inseguridad, sino también un impacto en la salud pública. Los esfuerzos de las autoridades para abordar el problema han sido escasos, este sigue siendo una cuestión preocupante para la comunidad.

Sin embargo, hay casos en los que se puede encontrar una luz de esperanza, como lo sucedido recientemente en una ciudad donde un grupo de grafiteros “SurPinta”, realizaron un “Fashion Emergency” a nuestro famosos “enamorados”. O la reciente mejora a la entrada sur de Puerto Varas ,un mural realizado por artistas nacionales y locales y lamentablemente ya vandalizada.  Es una buena noticia que estos grafiteros hayan querido contribuir positivamente en la ciudad, pero no podemos permitir que este hecho aislado nuble la realidad del problema.

Los rayados y grafitis no solo son un problema estético, sino que también afectan a la salud pública. La presencia de grafitis y rayados, que a menudo contienen mensajes violentos y obscenos, generan en los ciudadanos un sentimiento de inseguridad y vulnerabilidad, , generando incluso un aumento en los niveles de estrés y ansiedad. Además genera una pérdida de identidad y sentido de pertenencia, ¿Te sientes identificado con tu ciudad? ¿Te enorgulleces de tu ciudad? La verdad es que vivir en una ciudad así  solo promueve tristeza e incomodidad en los ciudadanos, afecta nuestro estado de ánimo y calidad de vida.

En lo económico, los rayados y grafitis también tienen un impacto significativo. La limpieza y reparación de los daños causados por los vándalos tienen un costo elevado, que como siempre lo paga “Moya”, pero más negativo aún es el impacto percepción de la ciudad como un lugar seguro y atractivo hacer negocios así como en el valor de las propiedades.

Es cierto que hay artistas callejeros que realizan obras de arte en la calle, pero esto no justifica el vandalismo de los rayados y grafitis que tantos problemas causan. Los artistas callejeros tienen que encontrar formas de expresarse sin dañar la propiedad pública y privada, su actuar carente de empatía genera una imagen negativa de la ciudad, de sus habitantes, lo cual genera una lastimosa imagen de nuestra ciudad para turistas y visitantes.

Sí, el “Fashion Emergency” tan celebrado por el municipio local e inclusive parlamentarios de la zona es una buena noticia, pero no podemos permitir que este hecho aislado oculte la realidad del problema. Necesitamos una estrategia integral para abordar el vandalismo de los rayados y grafitis en la ciudad, que incluya medidas preventivas y sanciones a los infractores. Para nuestras autoridades: Menos notas de prensa,  posteos en Facebook , Instagram y Tiktok y más legislar. ¡POR FAVOR! La responsabilidad de mantener las ciudades limpias y seguras es de todos los ciudadanos, y debemos trabajar juntos para abordar este problema de manera efectiva. Un día de sol no hace el verano, y un lavado de imagen pintando una escultura no es suficiente para resolver el problema de los rayados y grafitis en la ciudad.