Opinión

Turismo y Falta de Medidas: No hay más tiempo

El Heraldo Austral

Con insistencia hemos venido señalando la falta de medidas concretas para el sector turismo de nuestro país y en particular con el de nuestra Región de Los Lagos a propósito de los efectos generados por la pandemia del covid19 en Chile y el mundo. Han sido meses de mucha angustia y preocupación para cientos de familias y emprendedores que han visto como sus negocios han debido cerrar o bien aceptar una merma importante en sus ingresos.

Desde diciembre de 2019 que la Organización Mundial de Turismo viene advirtiendo la necesidad de medidas para el sector. En el Barómetro de Turismo de marzo de 2020, la Subsecretaría de Turismo advierte la tendencia a la baja de la actividad. En abril de este año la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), indicó que se proyectaban más de U$3.900 millones en pérdidas para el sector en Chile. En mayo, el Banco Central mencionó en su encuesta que el turismo, la hotelería y la gastronomía eran los rubros más afectados por la pandemia. Por último, Fedetur y la Cámara Nacional de Comercio, indican que el 3 de julio de 2020 enviaron al Ministro de Economía, Fomento y Turismo, una propuesta con un paquete de medidas específicas para el sector, solicitud que fue derivada al Subsecretario de Turismo. Aun así, con todos estos datos, el Gobierno de Chile ha brillado por su ausencia y en especial la Subsecretaría de Turismo y el Sernatur. Sumemos a todo esto el cambio de subsecretario de turismo justo en el peor momento y una desocupación actual de casi 50% según el INE.

A principios de mayo, la Subsecretaría de Turismo informó un calendario de video reuniones con los actores del turismo en todas las regiones para conocer sus dificultades y ver qué se podía hacer o qué medidas tomar. Estas reuniones tenían la modalidad de mesas de trabajo regionales virtuales por invitación y esta última semana de julio nos encontramos con la sorpresa de que el gobierno anuncia la creación de una Mesa Regional de Turismo. ¿Por qué una sorpresa? Básicamente porque este es un ejercicio que se supone ya se realizó tres meses atrás, en específico el día 7 de mayo en nuestra región, y que por lo tanto ya debiese haber dado paso a la puesta en marcha del plan o de la hoja de ruta que se supone se planteó por parte de la autoridad en dicha actividad.

Es realmente una falta de respeto anunciar esta mesa como si fuese un avance cuando solamente se trata de replicar lo que ya se hizo hace tres meses en la región. Lo más terrible es que ya van 8 meses de una profunda crisis en el sector y esto solo demuestra la desidia de las autoridades frente a un sector que aporta el 3,4% del PIB y 400.000 empleos. Por lo tanto, la apuesta por la sustentabilidad, por las empresas verdes, la ecología y la puesta en valor de nuestra naturaleza y tradiciones parecen ser solamente un eslogan sin apoyo ni políticas públicas que lo respalden.

Luego de todo este tiempo sin recibir ningún tipo de ayuda concreta, más allá de charlas virtuales, el sector turismo y sus representantes en la mesa no pueden recibir con agradecimiento esta instancia. Resulta una obligación del Gobierno hacer algo respecto del sector. Por supuesto que es importante conocer los problemas y los aportes, pero se supone que esto ¡ya se realizó! ¿Es necesario repetir todo de nuevo? Lamentablemente, al parecer es como dicen por ahí: es lo que hay.

La lentitud, mal manejo, falta de conocimiento, falta de medidas, de creatividad, de compromiso, etc., no han permitido avanzar. No se utilizó la infraestructura del turismo en el contexto del covid19, no se ha entregado liquidez a las MIPYMES del turismo tal y como se prometió vía FOGAPE ni mucho menos ha existido ayuda para un sector que se sabe es de alta informalidad (sí, la misma que vemos los fines de semana por TV y nos maravilla con sus paisajes y recetas), no se avanza en plantear certificaciones sanitarias del tipo sellos de calidad y sustentabilidad, tampoco se avanzó con los protocolos sanitarios anunciados. Al parecer, a estas alturas solamente CORFO y un par de diputados, están tratando al menos proponer algo.

En este momento no se necesitan las mismas guías y presentaciones que hablan de cómo emprender o fortalecer el emprendimiento, o las típicas charlas de hospitalidad que se dictan con o sin pandemia, se necesitan recursos especiales y acceso preferente a créditos. Mientras tanto, el gobierno estuvo más preocupado de participar en el InverTur promoviendo la llegada y el apoyo a inversionistas extranjeros en detrimento de ayudar a nuestras propias MIPYMES.

El panorama es bastante desalentador pero el turismo de nuestra región se ha desarrollado a punta de esfuerzo y de imaginación. Parece que una vez más este modelo nos lleva a pensar en que el darwinismo empresarial nos pasará la cuenta y quienes sorteen la pandemia podrán apropiarse de los espacios de muchos emprendedores y emprendedoras, que no lo lograron por falta de políticas públicas que los ayudaran a pasar este momento de crisis. No hay más tiempo.

 

Carlos Aedo Finlez

Sociólogo