• 24 de Mayo

Sugeridos:


Desde afuera, el mundo del gaming puede parecer una mera distracción. Un universo paralelo donde las personas escapan de la realidad para embarcarse en aventuras, enfrentar desafíos o desconectarse del ajetreo diario. Sin embargo, involucra a una comunidad mucho más compleja, no se trata solamente de entretenimiento, sino de conexión, de construir comunidad, de dejar un legado que poco a poco va generando un impacto sustancial en nuestra sociedad.

Analizándolo del modo más simple, dentro de un videojuego, se experimenta, en el más simple de los casos, la resolución de un problema a través de ciertas acciones, dichos actos pueden generar un desenlace positivo o no, dependiendo de tu habilidad. Es ahí, en ese intercambio de estrategias para superar al oponente, en usar la lógica para descifrar un acertijo y en las habilidades motrices para realizar ciertas acciones específicas, donde actualmente se están desarrollando diversos proyectos para construir la educación y el desarrollo desde el punto de vista de los niños y más específicamente usando el Gaming como su pilar fundamental.

Títulos como "Minecraft" se han utilizado en aulas de todo el mundo para enseñar desde matemáticas y física hasta historia y arte, e incluso se han construido proyectos multipropósito y multiculturales para llevar conocimiento de manera transversal a todo el mundo. (Como la biblioteca sin censura que podemos encontrar en esta plataforma)

Con respecto a la socialización y comunidad con la popularidad de los juegos multijugador en línea, el gaming ha trascendido las fronteras físicas. Los jugadores no solo compiten entre sí, sino que también forman comunidades, establecen amistades y, en muchos casos, organizan eventos y competencias que atraen a miles de personas. Estas plataformas han evolucionado para ser espacios de interacción social genuina.

El constante crecimiento de los eSports también ha creado un espacio para que los mejores jugadores y equipos puedan hacer una forma de vida, al punto que, según Statista, durante el 2022, los ingresos de los eSports ascendieron a más de 1.400 millones de dólares. Todo esto, dentro de espacio donde se construyen líderes, equipos, y softskills que son fundamentales dentro de los mundos corporativos de hoy en día.

Sobre la economía y oportunidades de empleo, el auge de la industria del gaming ha creado un sinfín de empleos: desde desarrolladores y diseñadores hasta profesionales en marketing, periodistas especializados y streamers. Además, la esfera del gaming profesional, o eSports, ha emergido como una industria multimillonaria con patrocinadores, ligas y torneos que rivalizan con eventos deportivos tradicionales en términos de audiencia y premios.

Además, la salud y bienestar, aunque la relación entre el gaming y la salud ha sido objeto de debate, hay investigaciones que sugieren que los videojuegos pueden tener beneficios cognitivos y emocionales. Por ejemplo, se ha demostrado que ciertos juegos mejoran la memoria, la atención y la agilidad mental. Además, hay videojuegos diseñados específicamente como herramientas terapéuticas para tratar afecciones como la ansiedad o la depresión.

Los videojuegos se han erigido como una auténtica forma de expresión artística. Con narrativas profundas, asombrosos gráficos y cautivadoras bandas sonoras, muchos juegos brindan experiencias tan inmersivas y emotivas como las mejores películas o novelas elogiadas por la crítica. En realidad, incluso pueden trascender este nivel, ya que permiten al jugador ser el protagonista y tomar decisiones que moldearán el curso de la historia, al estilo de "Bandersnatch" de la serie "Black Mirror".

En conclusión, reducir el gaming a la categoría de "mero entretenimiento" es una simplificación que ya no tiene cabida en nuestro mundo contemporáneo. Al igual que el cine o la literatura, los videojuegos son un reflejo de nuestra cultura, y su influencia en la educación, la economía, la socialización y el arte es innegable. Es esencial reconocer y valorar la multifacética contribución del gaming a nuestra sociedad moderna, pensando que en ellos podemos ser héroes, villanos, líderes, guerreros, científicos, deportistas o cualquier otro deseo que nuestro corazón atesore, al tiempo que nos formamos sin importar la edad, sin importar el género para construir un mejor mañana una partida a la vez.