• 13 de Junio

Sugeridos:


Cuando partieron las clases me llegó una comunicación que decía, entre otras cosas, que las niñas pueden usar aros, pero no maquillaje, y que los niños no pueden usar aros. Pero, ¿por qué pasa todo esto? ¿de dónde viene?

Viene de los sesgos inconscientes, un mecanismo propio del ser humano, necesario para su sobrevivencia, pero que puede crear impresiones equivocadas respecto a una persona o situación, ya que definen comportamientos que, en ocasiones, pueden ser discriminatorios. Lo que ocurre es que nuestro cerebro no busca “la verdad” sino que busca sobrevivir, por lo tanto, va a intentar reducir la complejidad y eso hace que vea el mundo desde mi propia perspectiva. 

Y es que tenemos un cerebro terriblemente ególatra, por lo que tendemos a pensar que el mundo es tal y como lo vemos. Por ejemplo, cuando conocemos a una persona del mismo pueblo o ciudad que nosotros y esto, automáticamente, produce un efecto de familiaridad que impacta de manera positiva en nuestra impresión hacia él o ella. Independientemente de que después descubramos que la persona no es como la imaginábamos.

De allí que los sesgos se puedan convertir en una barrera para la diversidad en nuestras relaciones, haciendo que tengamos vínculos sólo con quienes son similares a nosotros. Cuando digo “Estudié en la Universidad XX” ustedes dirán “Ahhh, claro, los de la Universidad XX son YY”, atribuyéndome lo bueno o lo malo que piensan de esa universidad ¿Verdad? Funciona en automático. A veces incluso contratamos o dejamos de contratar a alguien por esas razones que afloran a través de los sesgos, o asignamos tareas en función de ellos, “no creo que pueda viajar, tiene hijos” decimos, por ejemplo, sin siquiera preguntarle a la involucrada.

¿Qué deberíamos hacer? ¡Hacerlos conscientes! De esa manera podremos trabajarlos. No los vamos a eliminar, pero vamos a saber de dónde vienen y, con ello, podremos gestionarlos. Y esto es clave en las dinámicas organizacionales. 


Cuando creamos organizaciones conscientes de la diferencia, podemos comenzar a hablar de equidad, ya que tenemos que dar igualdad de oportunidades a todos y todas. Así, nuestras organizaciones van a ser mejores en el tiempo, si son capaces de adaptarse al mundo y eso se facilita cuando incorporo la diversidad.