Opinión

[OPINIÓN] Reduzca su estrés parental: 3 consejos para ordenar el tiempo de sus hijos (as)

El Heraldo Austral

Las vacaciones se terminaron y es necesario retomar las rutinas escolares de nuestros hijos(as). Es una excelente oportunidad para organizar nuestra casa, tiempos y familia en función de estas actividades. Es el momento adecuado para que como padres, enseñemos a organizarse y, lo más importante: a cumplir normas. La vida está llena de normas y límites, cuyo cumplimiento se aprende en el hogar. Esto, no es menos importante, pues le entrega al niño(a) un marco de seguridad y confianza que contribuye a la construcción de una sana autoestima.

Cuando nuestro hijo(a) llega del colegio, lo ideal es que aproveche al máximo y de manera racional el tiempo disponible. Esto, pensando que nosotros los padres nos encontramos trabajando y por lo tanto, no estamos allí para organizar este tiempo personalmente.

Algunos consejos para organizar el tiempo después del colegio y las responsabilidades de su hijo(a):

Organice el tiempo diario de las actividades escolares. Para poder formar y mantener un hábito de estudio, los niños(as) deben dedicar al menos una hora después de llegar del colegio a desarrollar temas escolares. Aquí no sólo se trata de hacer tareas. Este tiempo se debe utilizar en avanzar en la lectura de un libro sobre el que tendrá más adelante una prueba, avanzar en la realización de algún trabajo escolar solicitado para otra semana, “repasar” algún contenido que le cuesta comprender u ordenar sus cuadernos (“poner al día la materia”). Esta hora, debería estar definida por los padres claramente (“de tal hora a tal hora”) y ser controlado su cumplimiento a través de llamadas a la casa. Su incumplimiento, debe ser sancionado. Sólo así, el niño(a) se acostumbrará a respetar y cumplir normas.

Organice el tiempo diario de actividades de recreación o descanso. Así como queremos que nuestro hijo(a) dedique tiempo diario al estudio, también debemos permitir que tenga espacio para recrearse o realizar actividades que le gusten y motiven. Pero este tiempo también debe estar definido. Cada padre define este horario. Así, evitaremos expresiones como: “se pasa toda la tarde en su celular y no hace nada más”. Mejor: “puedes usar tu celular de las 18 horas en adelante, hasta las 20 horas”.

Determine algunas responsabilidades de “cooperación” en el hogar. Debemos enseñar a nuestros hijos(as) a vivir en comunidad. Esto parte en el hogar, que es la primera comunidad del niño(a). Debe entender que tiene responsabilidades con su comunidad y debe ayudar y aportar en ella. Esta actitud, podría cuando sea adulto, proyectarla en la sociedad y ser una persona más comprometida con el entorno social. Pida a su hijo(a) que antes de ir a clases, “haga” su cama. De esta manera, coopera con las tareas hogareñas diarias. Organice a sus hijos(as) para que semanalmente se hagan responsables de una tarea en la casa. Esta, puede ir rotando entre los hermanos cada semana: lavar la loza, barrer la casa, sacudir los muebles, barrer y limpiar el patio, etc. Todas estas asignaciones son explicadas e impuestas por los padres. No son optativas; se deben cumplir. “No hay derecho a pataleo”.

Una casa organizada en torno a estos temas y con horarios y responsabilidades claramente definidos por los padres, reducen el estrés de estos y evitan los conflictos con los hijos(as) por el uso del tiempo diario post colegio. Además, entrega a los hijos(as) un entorno ordenado, donde entienden claramente sus deberes y obligaciones; no sólo sus derechos. No se nos debe olvidar que una buena crianza es como una balanza, donde los padres a diario deben equilibrar dos platillos: el del amor y el de la disciplina.

Gonzalo De los Reyes Serrano

Magister en Educación; Coach en Parentalidad Positiva;

Director de la división Patagonia en la Fundación Innovación Educativa Chile