Opinión

¿Qué son los anabólicos y para qué se consumen?

El Heraldo Austral

En qué compuestos y cómo se consume la sustancia que se le habría encontrado al tenista nacional Nicolás Jarry, lo explica el doctor en farmacología de la U. San Sebastián, Álvaro Álvarez.

La Federación Internacional de Tenis (ITF, por sus siglas en inglés) anunció que el jugador nacional Nicolás Jarry, está suspendido provisionalmente por haber dado dopping positivo.

 Según la información, en análisis de orina efectuado al tenista se encontró “el metabolito SARM LGD-4033 (Ligandrol) y el metabolito Stanozolol, sustancias prohibidas bajo la categoría S1 de la Lista de Prohibiciones de la AMA 2019 (agentes anabólicos)”. Jarry, por su parte, señaló que “nunca he tomado a propósito o conscientemente ninguna sustancia prohibida en mi carrera como tenista”.

 Pero, ¿qué son los agentes anabólicos? ¿En qué están presentes? ¿Se consumen sólo a nivel deportivo?

 Según el doctor en farmacología de la U. San Sebastián, Álvaro Álvarez, “los anabólicos son sustancias químicas que, dentro de sus múltiples efectos metabólicos, aumentan la síntesis de proteínas para favorecer el mayor crecimiento de los músculos, lo que va en directa relación a favorecer un mayor rendimiento deportivo, de manera prohibida por los reglamentos internacionales”.

 Precisa que “el consumo de estas sustancias puede realizarse directamente tras la administración de especialistas, ya sea para tratamientos médicos formales o de forma irregular para la mejora competitiva -aunque como sugiere el deportista- también podría deberse a contaminaciones cruzadas en alimentos o en medicamentos que se fabriquen en instalaciones donde queden cantidades traza en otras sustancias que compartan equipamiento, como por ejemplo, complejos multivitamínicos”.

 Álvarez añade que “históricamente este tipo de sustancias han sido utilizadas para favorecer ilegalmente a deportistas, actualizando sus características para minimizar las opciones de ser detectados en las muestras de orina, sangre u otras, ya sea disminuyendo las concentraciones necesarias para generar efectos o modificando su estructura para hacerlos invisibles a los métodos actuales de detención”.