Opinión

[OPINIÓN] "Paciencia, miedo y ansiedad" por Pilar Sordo, Psicóloga

El Heraldo Austral

Seguramente estas tres palabras las hemos dicho y escuchado mucho en estos últimos días. Quizás habría que agregar incertidumbre y con eso se logran cerrar muchas de las sensaciones de estos tiempos.

Vamos con el miedo. Claramente está asociado a la incertidumbre y a la proyección hacia un futuro que, en el mejor de los casos, no se ve nada tranquilo.

Siempre hemos vivido en incertidumbre sólo que ahora lo que se proyecta no es bueno y se hizo Consciente el gran aprendizaje de estos días: no controlamos nada, excepto nuestra actitud frente a cada acto presente que vivimos.

Para el miedo solo hay que entender que no ocurre en el presente y que hay que estar ahí para no sentirlo. El exceso de futuro, la gran enfermedad de estos tiempos, y no solo por el Coronavirus, genera mucha ansiedad porque, al darnos cuenta que no podemos controlar, empezamos a buscar según nuestras historias y heridas como controlar y llenar aquellos espacios que, hoy más que nunca por la soledad y el aislamiento, se hacen visibles.

Podemos mirar esto como una tragedia, un desafío o una oportunidad. Podemos llamarnos encerrados o invitados a cuidarnos y a salvar vidas. Podemos sentirnos solos o invitados a estar con nosotros mismos.

Podemos aprovechar de hacer todo aquello pendiente o inundarnos de angustia. Podremos reencontrarnos con nuestros afectos o separarnos, no por la distancia, sino que por el silencio.

Hoy estamos llenos de elecciones: levantarse o no, arreglarse o quedarse en pijama, etc., lo que importa es que cuando esto termine hayamos aprendido algo, seamos más comunidad y más tribus, y que de verdad y no por solidaridad nos veamos iguales.

Hagamos rutinas, ejercitemos el cuerpo y el alma y aprovechemos el silencio para mirarnos o volvernos a mirar.

Lo que sería triste es salir de esto y tener el mismo mundo que antes de esto, con las mismas inequidades y el mismo trato hacia nuestros semejantes.

Tú decides como vives esta experiencia

 

Pilar Sordo

Psicóloga