Opinión

[OPINIÓN] ¿Dónde están hoy los Mozart, Beethovens y Tchaikovskys?

El Heraldo Austral

Si alguna vez has pensado en quién escribió tu pieza de música clásica favorita, probablemente hayas notado que quien la compuso lleva muerto mucho tiempo. Esto tiene algo de sentido; llamamos a esta música "clásica" en parte porque en cierto sentido, es, "clásica". Por alguna razón, ha resistido la prueba del tiempo de una manera que otras músicas no lo han hecho y se ha convertido en parte de un "canon" ampliamente aceptado, en otras palabras, un cuerpo de repertorio estándar, unas 50-100 piezas, que son interpretadas con frecuencia por orquestas de todo el mundo. Pero obviamente cualquier pieza “clásica” que disfrutamos hoy —Canon en D, Bolero, El Casca nueces alguna vez fue nueva. Lo que suscita una serie de interrogantes: ¿quién escribe hoy música “clásica”? ¿Cómo pasa una pieza musical de ser nueva a clásica? ¿Cómo sonará la música clásica del futuro?

Nadie tiene respuestas seguras a estas preguntas. De hecho, si la orquesta sinfónica existirá o no como una institución cultural socialmente relevante en una generación o dos—es decir, suponiendo que incluso lo sea hoy—es bastante difícil. Pero ciertamente, si esta futura música clásica existiera, es seguro decir que al menos parte del canon futuro incorporará música escrita por compositores vivos en la actualidad. ¿Correcto? ¿Quiénes son entonces?

Las respuestas simples nos aluden. Si tuviéramos que pensar en quiénes son los compositores orquestales más populares en la actualidad, nos vienen a la mente compositores de películas o incluso de videojuegos como John Williams, Hans Zimmer o Howard Shore. Pero su música, a pesar de su bondad general y atractividad para las masas, generalmente no se toma en serio fuera de su propia industria. Esto se debe en parte a que la música de las películas y los videojuegos se crea para acompañar una trama, un personaje, una batalla de jefes, una imagen en movimiento; alejada de ese contexto, la música a menudo no es tan convincente cuando se escucha por sí sola.

Hay innumerables compositores (incluido este autor) que escriben música para orquesta en la actualidad. Y aunque pueden alcanzar notoriedad por un tiempo dentro de algunos círculos artísticos distantes, la verdad es que muy pocos de ellos—si es que algunos —se convierten en nombres familiares. Es una pena, porque muchos de ellos son excelentes músicos y escriben música que tiene el potencial de dirigirse al público contemporáneo de una manera que la música de hace 200 años nunca podría hacerlo. Pero, lamentablemente, incluso los compositores orquestales más exitosos de la actualidad luchan por lograr que se interpreten sus obras, en parte porque el daño hecho por la vanguardia musical de la década de 1960, con su ambivalencia o incluso abierta hostilidad hacia el público en general, generó cierta aversión. a la nueva música que persiste entre los directores artísticos y el público concertista hasta el día de hoy.

Los artistas más populares de la actualidad: Arianna Grande, Ed Sheeran, Drakes, Justin Bieber et. al — parecerían ser candidatos probables para alguna futura música "clásica". Pero incluso aquí debemos arrojar serias dudas, porque la historia nos ha demostrado que la música popular tiene un ciclo de vida fijo; vive y muere con las generaciones que crecen escuchándolo. Si bien los ancianos del año 2085 sin duda seguirán escuchando a Bad Bunny con regularidad, la verdad es que sus hijos y nietos no lo harán. Si la música popular se conservara de una generación a otra, todavía estaríamos escuchando a Enrico Caruso e la banda de Paul Whiteman en la radio.

En 1944, el crítico musical estadounidense Virgil Thompson escribió que para que una obra musical sea considerada una obra maestra, debe pasar un cierto punto en el que sea aceptada como irreprochable por cualquier persona. Argumentó que la música como la quinta sinfonía de Beethoven era una obra maestra porque nadie podía decir lo contrario. Pero esos días inocentes de nosotros quedaron atrás. El libre flujo de información provocado por Internet ha nivelado el campo de juego cultural, y muchos guardianes culturales o creadores de tendencias se han vuelto irrelevantes. Como nos han demostrado el movimiento #metoo y la cultura de la cancelación, todo está sujeto a críticas por parte de cualquiera, en cualquier momento. Y debido a que hay pocas cosas en este mundo que surgen tan fácilmente como criticar la música, ¿qué esperanza tenemos para algún futuro clásico?

Mg. Edgar Girtain, Casa de las Artes Universidad Austral de Chile Sede Puerto Montt