Opinión

[OPINIÓN] Contexto VUCA: ¿Crisis u oportunidad? Por Álvaro Parker, Gerente General de PageGroup

El Heraldo Austral

La noción de VUCA proviene de una sigla creada en EEUU en los años 90 para describir la Volatilidad, Incertidumbre (Uncertainty), Complejidad y Ambigüedad del mundo tras el fin de la Guerra Fría. Pero lo cierto es que el momento más cambiante, incierto y complejo de los últimos 50 años es probablemente el que vivimos ahora, en medio de una pandemia que paralizó al mundo entero.

Hay dos niveles de comprensión del fenómeno VUCA del Covid-19. Uno es la situación política y económica, algo que va variando constantemente, ya que se ha probado que ningún país tiene la receta infalible para lidiar con el virus. En ese sentido, la incertidumbre se mantiene porque, en el contexto sociopolítico actual hay siempre discursos que quieren barrer con todo, lo que aleja la inversión. Pese a eso, el comportamiento económico del país, tras el rebrote de este año, fue muy superior al del confinamiento del año pasado, así que las proyecciones son prometedoras.

El segundo nivel es la capacidad de adaptación de las compañías. Este entorno abre oportunidades de crecer, ya que ha generado el espacio para crear nuevos liderazgos, permitiéndole avanzar a perfiles a los que quizás les hubiera costado más crecer en un contexto más estable y tradicional. Así se ha desafiado el mismo concepto de líder, exigiendo que los gerentes de antaño aprendan a tener la humildad de mirar lo que hace el resto y escuchar a sus colaboradores, antes de tomar decisiones.

El trabajo remoto ha sido un importante punto de inicio, y las compañías que mejor se han adaptado son las de tecnología e innovación.

Algo para lo que la pandemia ha servido es que nos cuestionemos nuestro propósito en la vida y que nos conectemos con lo que es realmente importante. Aunque todavía hay gente que está esperando que esto se levante, para volver a trabajar de 8 am a 8 pm, lo cierto es que hoy la oficina es para el que quiere ir, ya sea porque le gusta estar en contacto con la gente, porque necesita un espacio cómodo o porque es más productivo ahí. Así, se está volviendo cada vez más común en las compañías incorporar perfiles de gente que no necesariamente son tan técnicos en sus conocimientos, pero que son capaces de adaptarse y trabajar a distancia desde cualquier lugar del mundo.

Las lecciones a aprender de este contexto VUCA vienen de parte de estos perfiles “nomads”. Estos nuevos trabajadores valoran la flexibilidad, tecnología, innovación y el estar en ambientes dinámicos donde deben estudiar permanentemente, aprendiendo a resolver problemas nuevos, en compañías capaces de abrirse a mejorar los procesos y a ser más eficientes. Para lograr esto se debe generar un diferente acercamiento al cliente y con el ecosistema laboral en general, dando énfasis a la comunicación y a generar compromiso con la gente en el contexto virtual, con relaciones cada vez más horizontales.

Pero lo más importante, es que nadie realmente sabe lo que va a pasar, así que tenemos que ser capaces de estar abiertos a planificar a corto plazo, porque nada es constante y siempre pasan cosas fuera de nuestro control. No hay que olvidar que las empresas son animales que deben ir mutando con el tiempo, y el que no lo hace se quedará en el camino por no saber entender y enfrentar que el mundo cambió.