Opinión

[OPINIÓN] "Constitución y Medio Ambiente" Por Raffaele Di Biase, Fundación Legado Chile

El Heraldo Austral

Estamos cada vez más cerca de entrar en el vivo de un proceso constitucional que justamente genera grandes expectativas y anhelos a todos los chilenos y chilenas que sueñan con una nueva carta de navegación para el país. Una nueva hoja de ruta que sea más inclusiva, transparente, certera, justa, sostenible y acorde a un escenario muy distinto al que acompañó la carta constitucional del 80. Ante tal maravilloso ejercicio democrático, no podemos sino transmitir la necesidad imperiosa de plasmar en nuestra nueva constitución el sitial que merece el patrimonio natural de Chile. Ya no más como un ejercicio etéreo y simbólico, sino con el peso de la necesidad de garantizar la supervivencia de nuestras generaciones presentes y futuras en un escenario global donde ahora más que nunca se reconoce la necesidad de regenerar nuestros ecosistemas garantizando así la mejor calidad posible de vida para todos los chilenos y chilenas.

Nuestro hogar ya está construido, fue forjado durante millones de años por procesos naturales que lamentablemente hemos modificado a través de un modelo extractivista y netamente mercantilista, que a todas luces se hace inviable y obsoleto ya que se interpone en el camino que todo ser vivo transita en su existencia: el de la supervivencia como especie. Con esta premisa, los constituyentes que tengan el privilegio de poder plasmar los pilares sobre los que Chile navegará durante las próximas décadas, no podrán dejar de lado las garantías constitucionales que deberán proteger y regenerar los elementos estructurantes que soportan nuestro hogar y nuestra vida.

Ríos, humedales, glaciares, bosques, costas, desiertos, estepas, montañas, lagos y cada una de las especies que habitan estas habitaciones vivas de nuestro hogar llamado Chile tendrán que formar parte de la nueva constitución, ya no más como sustantivos épicos para adornar oratoria patriótica, sino como elementos sine qua non para garantizar sostenibilidad y futuro, o sea supervivencia.

 

Raffaele Di Biase

Fundación Legado Chile