Opinión

[OPINIÓN] "Capital y turismo" por Pablo Hübner

El Heraldo Austral

Semana de fiestas patrias. Eventos en las escuelas, en las calles. Tiempo de discursos y de encuentros. De brindar, por los que están, los que se fueron, los que vienen. La música nacional suena en las radios y los mejores deseos se reparten como parte de la fecha. La luz del sol es más cercana y los días se hacen cada vez más largos. El avance en el proceso de vacunación y el paulatino fin de las medidas restrictivas de libertad, comprometen la ilusión del inicio de un nuevo tiempo y el fin de un tiempo malo. Lo que queda y aún se espera, no más toque de queda, no más mascarillas, no más pandemia.

Con motivo de la reactivación del turismo post pandemia un canal de televisión destacó a Puerto Varas como destino ideal. En la nota mencionan las onces alemanas, los parques nacionales, la cercanía con otros lugares atractivos. Nada de esto es un misterio. La cuenca del lago Llanquihue es un destino maduro, con excelentes servicios y una conectividad que integra atractivos asociados al patrimonio natural y cultural del sur de Chile. La convocatoria es a un viaje profundo, interesante, lleno y práctico.

Para quienes viven y celebran acá las fiestas patrias, este es el lugar de la vida. El día a día. Hay nacimientos y funerales, matrimonios y divorcios. Salud y enfermedad. Éxito y fracaso. Ilusiones, penas y alegrías. También hay resiliencia, emprendimiento y trabajo. Vivir en la cuenca del lago Llanquihue es ser integrante de la identidad local que se abre como destino a los turistas. La distinción de la realidad del día a día y la postal del viaje soñado es como el elástico de la realidad. El vértigo entre ver el paisaje y ser parte del paisaje.

Con la llegada de turistas por fiestas patrias probablemente se notará el aumento de autos y de tacos. Parte de estos problemas son evitables. Por ejemplo, en Santiago hay una cosa que se llama tag. Sirve para evitar los peajes. Uno pasa con el auto bajo un pórtico, suena un pitito y cobrado. Ni siquiera hay que disminuir la velocidad. También hay buses eléctricos, con sistema de cobro automático. Se cargan unas tarjetas. También hay líneas de metro y a cada rato aparecen más estaciones. Y en el cerro, hay teleférico. ¿Cuántos kilómetros de líneas de metro hay construidos en la región de los Lagos? ¿Cuántos teleféricos? Eso acá no hay. Lo que hay son explicaciones para las ausencias y también hay promesas. Siempre hay un proyecto en evaluación, diagnóstico, proceso, postulación, concurso, algo hay, mientras, la realidad sigue ahí. Sobre el tren, sobran las palabras, que son como durmientes tirados a su abandono, mientras para los buses no existe un buen terminal.  Puerto Varas proclama ser la capital del turismo, pero sus soluciones no son como las de la capital.

Decir que no se han hecho cosas, sería decir demasiado, pero nadie podría decir que se ha hecho demasiado. Los esfuerzos buscan, pero el centralismo no ayuda. La distancia generaliza y así la particularidad de cada localidad pasa a ser una cosa abstracta, como cuando se le dice regiones a cualquier lugar del país que no sea Santiago.

El nuevo rol del gobernador regional y el inicio de los nuevos gobiernos municipales debería colaborar a defender el valor particular de las localidades como integrantes fieles de la historia patria que se celebra. La historia y su independencia debe recordar que la unidad nacional se basa en el respeto por las diferencias. La historia de las localidades y sus necesidades particulares son tan importantes como la historia central de un país unido. La consideración más que discurso es verbo.

Puerto Varas tiene mucho que ofrecer, al igual que toda la cuenca del lago Llanquihue y la región. Bienvenidos los visitantes. La reactivación del turismo es muy necesaria luego de meses oscuros. Para el caso de los residentes, ser un destino turístico es también un desafío, que en algunos casos implica soluciones que ya están implementadas hace años en Santiago, y que por acá ni se asoman. ¿Por qué?

El mejor reconocimiento a las regiones es un determinado sentimiento de acción.

Por: Pablo Hübner