Opinión

Mecánica Simple

El Heraldo Austral

Más sobre repuestos

Hay varias formas de obtener el repuesto que su auto necesita. Si lo lleva al concesionario, este pedirá el repuesto a la bodega de la marca en Santiago o a otro concesionario de la marca, ya que sus bodegas están unidas en red. El despacho es de "un día para otro", pero típicamente toma dos días. Por exigencia de la marca, el concesionario debe vender sólo repuestos genuinos, por lo que es la alternativa más cara. Por otro lado, el repuesto será el correcto, mantiene la garantía y la red de la marca generalmente tiene el mejor surtido de repuestos de uso infrecuente.

Hay talleres independientes que piden al cliente que traiga sus repuestos. Si son fáciles de encontrar y uno compara sólo el precio de compra, esta podría ser la alternativa más económica. Por otra parte, se debe considerar el tiempo que toma buscarlos, hacer la cola, pedirlos y recogerlos, de las llamadas al mecánico para asegurarse que los repuestos sean los correctos, y de devolver repuestos incorrectos. Además se debe considerar el costo de pagar de más por no conocer todas las alternativas de proveedores, la pérdida del IVA si compra con boleta y el posible gasto por no poder devolver al proveedor un repuesto eléctrico equivocado. Finalmente, la velocidad de la reparación depende de los inconvenientes que tenga no sólo el mecánico, sino del automovilista que busca repuestos. Si eso implica una larga estadía del auto en el taller, el mecánico debe recuperar de otro modo ese costo de oportunidad. Si el auto queda en la calle, hay que considerar el riesgo de vandalismo o robo.

 Además de la compra de repuestos nuevos, hay ocasiones en que conviene o no existe otra alternativa que comprar en desarmadurías o llevar los componentes antiguos a reparar. Para eso un mecánico necesita tener una red de proveedores, muchas veces individuos que trabajan desde su casa y cuyos horarios dependen de su trabajo asalariado o de su afición por la pesca deportiva.

 Otros talleres independientes compran los repuestos que necesitan, realizando una gestión muchas veces mayor que la mecánica misma y cuyos tiempos pueden ser también mayores que los de un concesionario. Deben marginar sobre los repuestos, pero aún así, tienden a lograr un ahorro importante y si el vehículo está fuera de garantía, son generalmente la alternativa más conveniente.