Opinión

OPINIÓN: La urgencia de reservar el Río Puelo para el desarrollo local y la conservación del medio ambiente

El Heraldo Austral

En un contexto mundial en el que el cambio climático es protagonista, la escasez hídrica es una preocupación. Se estima que una cuarta parte de la población del mundo se puede ver afectada por la crisis del agua, y científicos han propuesto medidas basadas en la naturaleza para mitigar los efectos del cambio climático, lo que incluye a la protección de los ríos. Los importantes beneficios que aporta ecosistémicamente el río Puelo, ubicado en la Región de los Lagos, a toda la región, han llevado a organizaciones sociales y vecinos de la zona a empezar una campaña para que su caudal sea declarado como Reserva de Agua. Pese a que han habido algunos avances, como que la empresa Hidroner SpA cedió al fisco los derechos de agua que tenían otorgados en la zona, todavía queda camino para que se pueda proteger el ecosistema de esta zona y beneficiar a las comunidades locales.

La cuencia del río Puelo, en la Región de los Lagos, es un paisaje característico y único de la Patagonia, con aguas cristalinas y densos bosques templados, que forman ecosistemas que albergan especies nativas y que pueden aportar al desarrollo local de los habitantes de la comuna. Fluye libre, es decir, no hay intervención alguna de centrales o embalses en su caudal. Sin embargo, todo este ecosistema y sus beneficios se podrían ver afectados constantemente porque no es una zona que esté protegida por el Estado. Es por esto que las comunidades de la cuenca del río Puelo, junto con otros actores sociales, como la ONG Puelo Patagonia, han estado luchando para que se declare una Reserva de Caudal, hasta ahora la única forma legal de poder protegerlo.

El Puelo es el segundo río con más caudal de Chile, después del río Baker, y sus efectos son de vital importancia no sólo para la cuenca propiamente tal, sino que para todo el ecosistema marino de la región. Sus aguas provienen principalmente de deshielos, glaciares, humedales y lluvias, que aportan con nutrientes, agua fría y oxígeno al estuario y Seno del Reloncaví. Entonces, el Puelo aporta a que, por ejemplo, existan cultivos de choritos en Chiloé, o bien a moderar el aumento de las temperaturas de las aguas interiores por efecto del cambio climático”, cuenta Andrés Diez de la organización Puelo Patagonia.

Reserva de Agua

Actualmente no existe ninguna ley que proteja íntegramente los ríos. La única forma de poder acceder a alguna forma de protección para el río Puelo es a través de la aplicación de una norma del Código de Aguas que dispone que tratándose de solicitudes de derechos no consuntivos, cuando concurran circunstancias excepcionales y de interés nacional, el Presidente de la República podrá reservar parcialmente el caudal de un río. Un ejemplo en este sentido, fueron las declaraciones de Reserva de Caudal de los ríos Cochamó y Petrohué en 2009. Ambos son vecinos del río Puelo. Sin embargo, solo 12 de los 1251 ríos de Chile se han declarado como Reserva de Agua.

Así, lo que se busca al tener los derechos y que el Río Puelo sea declarado como Reserva, es que estas aguas estén aseguradas para el abastecimiento de los habitantes de la comuna de Cochamó y conservar la naturaleza que alimenta el río Puelo.

Según explica Andrés Diez, en una Reserva de Caudal como la que se plantea para el Puelo, sí se podrían seguir solicitando y otorgando derechos, pero solo para proyectos que tengan que ver con el desarrollo local o la conservación: “No es una reserva de agua, en el sentido de que el agua no se puede utilizar, la gracia es que se reserva para fines determinados, impidiendo el uso para fines industriales”.

Es por esto que existe una iniciativa que busca avanzar en una protección más integral de los ríos, como la iniciativa de Ley de los Ríos Salvajes. “Esta ley tiene que ver con entender el río no sólo como un cauce, como lo hace la Reserva de Aguas (…) La idea no es proteger solo el agua, sino que todo el ecosistema. No es que la Reserva de Caudal sea mala figura de protección, es diferente”, explica Celeste Santibañez, abogada de la ONG Geute Conservación Sur, una de las 4 organizaciones sociales a cargo de la propuesta.

Santibañez agrega que el río Puelo puede salir beneficiado por esta ley gracias a su importancia en términos ecosistémicos, así como para el desarrollo de las comunidades locales y la región. Sin embargo, esta iniciativa está todavía en proceso de elaboración.

Lo que sigue en la lucha

“Lo ideal sería poder contar a corto plazo con un renovado Código de Aguas, o bien sacar adelante propuestas como la Ley de Ríos Salvajes, que permitiría reservar y restaurar ríos o tramos de ríos, así no tendríamos que esperar que privados donaran de vuelta derechos cedidos por el mismo estado. Pero mientras no tengamos esas opciones en la ley, buscamos lograr la declaración definitiva de la reserva de agua través de un decreto presidencial”, afirma categóricamente Diez, quien dice que posteriormente habrá que conversar con quienes tienen el resto de los derechos del río Puelo para que vean la importancia de esta zona para el desarrollo sustentable de la región.

“Lo que nosotros queremos es invitar a todos los que tienen derechos otorgados en la cuenca del Puelo a que se unan a la reserva, así por una parte ayudarán a conservar uno de los lugares más importantes en términos de biodiversidad en Chile, y por otro permitirán a la comunidad continuar su desarrollo hacia la tan anhelada sostenibilidad”, finaliza Diez.

 

Verónica Droppelmann

Puelo Patagonia