Opinión

[OPINIÓN] La educación y el interés superior del niño

El Heraldo Austral

La Organización de las Naciones Unidas celebra el Día Universal del Niño UNICEF, el 20 de noviembre, porque es la fecha cuando se aprobó la Declaración de los Derechos Del Niño en 1959. Sin embargo, 30 años después y con la Convención sobre los Derechos de los Niños, recién se logró un compromiso efectivo y vinculante de los estados con el bienestar y desarrollo infantil

Chile ratificó en 1989 esta Convención que establece en su artículo 3° que “todas las medidas respecto del niño deben estar basadas en la consideración del interés superior del mismo “.

A este respecto es importante considerar que la educación es parte fundamental en proceso de desarrollo del niño, como persona y, en consecuencia, debe estar basada en   la consideración de su interés superior.

En ese mismo sentido podemos citar a Iván Illich, pedagogo y ensayista mexicano quien afirma que “toda sociedad que hace de la experiencia humana su centro de desarrollo ―y esta es la sociedad que esperamos y soñamos― necesita distinguir tajantemente entre el proceso de instrucción y la apertura de la conciencia de cada individuo, entre adiestramiento y desarrollo de la imaginación creadora”.

Algo similar sucede con lo que plantea el biólogo, filósofo y Premio Nacional de Ciencias Chileno, Humberto Maturana, quien señala que la tarea central de la educación es prestar atención, fomentar y guiar a los niños en su crecimiento como seres humanos responsables social y ecológicamente, conscientes de que se respetan a sí mismos y a los demás”.

En este contexto se debería analizar si lo que actualmente se está haciendo en educación corresponde plenamente a educación o más bien a escolarización.

De acuerdo con la definición de la RAE escolarizar es “proporcionar escuela a la población infantil para que reciba enseñanza obligatoria”. Y la enseñanza hace referencia a la “transmisión de conocimientos, y a la instrucción”.   

Eso no tiene nada que ver con el concepto de educar cuya raíz latina alude a guiar, sacar desde dentro, y que según el diccionario RAE significa: Desarrollar y perfeccionar las facultades intelectuales y morales de una persona”.

Desde esa perspectiva, no perdamos de vista estas reflexiones, cuando estamos viviendo dificultades para educar a nuestros hijos en pandemia.

 

Ivonne Fontaine Pepper
Académica de Educación Parvularia
Facultad de Ciencias de la Educación
Universidad San Sebastián
Presidenta Comité Valparaíso
Organización Mundial para al Educación Preescolar, OMEP