• 24 de Mayo

Sugeridos:

Impactos de Carrera Challenge Puerto Varas

Por Directorio Corporación de Turismo y Cultura de Puerto Varas


Este pasado fin de semana se realizó la carrera Challenge Puerto Varas por 2do año consecutivo, que trajo aproximadamente 400 corredores, con sus equipos y familias, lo que ha significado una excelente noticia para una parte del sector turismo que representamos como servicios de alojamiento, gastronómicos y comercio de Puerto Varas.

Sin embargo, hemos visto como se han repetido los importantes impactos que esta carrera tiene en la comunidad residente, tal cual como sucedió el año pasado. Hace un año, y justamente al cierre de la versión anterior, la Corporación de Turismo y Cultura de Puerto Varas compartió una carta al Sr. alcalde Tomás Gárate proponiendo posibles soluciones para minimizar el impacto que generaba esta carrera en el destino. Lamentablemente, este año volvimos a tener tres días de cortes de tránsito en el centro de la ciudad y el corte total de tránsito el domingo en la ruta 225 hacia Ensenada. Cortes que fueron informados recién dos días antes del evento.

Las consecuencias de dichos trastornos estuvieron a la vista de todos: caos vial en Puerto Varas por tres días con costanera y centro cerrados, suspensión de actividades que se desarrollan en PN Vicente Pérez Rosales Ensenada, Petrohue, Volcán Osorno y Cochamó durante toda la mañana del domingo ya que la alternativa propuesta por la productora a la ruta 225, era movilizarse por la ruta Puerto Octay-Cascadas, transformando un viaje de 45 kms. en un viaje de 110 kms., es decir, una hora más de viaje con los consiguientes costos asociados. Esta medida obligó a muchos operadores de servicios turísticos a suspender sus actividades hasta las 13 horas provocando inconvenientes e impacto en servicios que estaban programados con meses de anticipación. Las pérdidas para este sector de la cadena turística han sido millonarias.

Como Corporación siempre apoyaremos este tipo de actividades, pero no podemos afectar negativamente la calidad de vida de la comunidad residente. La forma en la que la autoridad municipal de Puerto Varas, el Gobierno Regional y la Dirección de Vialidad, que son quienes facilitan los permisos para el uso y cortes de caminos, no parece tener en cuenta estos impactos. El turismo sostenible se proyecta siempre desde la vereda de la construcción colaborativa con la comunidad local. Este punto es indispensable para poder desarrollar planes y hojas de ruta sostenibles para la actividad turística minimizando el impacto negativo en la comunidad residente de los destinos. Una relación respetuosa y un trabajo en conjunto entre los actores del turismo y la comunidad local son fundamentales para lograr un desarrollo equilibrado de la actividad, pues la satisfacción del turista también se sustenta en el contacto con la gente y la cultura local.

Previamente, como Corporación, estuvimos en conversaciones con organizadores y productora (que resultaron ser dos empresas distintas que ni siquiera se comunicaban entre sí). En todo momento expusimos nuestra voluntad de cooperación y también nuestra oposición al corte de ruta frente a la organización y a los equipos de trabajo locales, petición finalmente que no fue escuchada pese a las promesas de los organizadores en que dejarían siempre una vía abierta: meses de tiempo para anticipar y minimizar el impacto en residentes y visitantes y volvimos a lo mismo.

Existen alternativas viables para realizar un trayecto de la etapa de ciclismo, que no causarían el grave impacto que significó cerrar el camino a Ensenada, ejemplo son; Ruta 225 hasta Rio Pescado y hacer dos vueltas o el camino Puerto Varas-Rio Frio o Puerto Varas-Frutillar vía Línea Nueva, Llanquihue y Punta Larga, estas opciones tienen caminos con paralelos que no significan alargar el viaje en más del doble de lo habitual.

Hoy hay responsables de lo bueno y lo malo que nos deja este evento, es positivo el trabajo y los recursos económicos que genera, la vida familiar y el deporte, pero organizadores y autoridades locales saben de los impactos negativos que causan las decisiones tomadas con desprolijidad, pasando por encima de intereses locales y no podemos darnos el lujo y permitir que las externalidades negativas ya detalladas comiencen a generar rechazo a este tipo de eventos en la comunidad local.