Opinión

Cardioconciencia: Efectos adversos en el cuidado del corazón

El Heraldo Austral

Nadie duda que el buen funcionamiento del corazón es fundamental para el ser humano. Este músculo es el responsable de que todos nuestros órganos se irriguen y obtengan el oxígeno necesario para vivir. No obstante, pocos saben que existen medicamentos y hierbas que interfieren con su buen funcionamiento, llegando a generar graves reacciones, incluyendo la muerte.

 “Como cualquier órgano, el corazón también es susceptible a efectos secundarios de fármacos que podemos utilizar para aliviar o sanar otro tipo de patologías”, señala Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada. “Por eso es importante para nosotros informar a la población sobre estos efectos, ya que de esto puede depender la vida de los pacientes, sobre todo, los cardiacos”, afirma la especialista.

 Uno de los medicamentos que puede generar importantes problemas con los antiinflamatorios no esteroideos (AINES). Este tipo de fármacos son frecuentemente utilizados para aliviar dolores y la inflamación. El naproxeno, ketoprofeno y el ibuprofeno, aun cuando se vendan sin la necesidad de una receta médica, pueden provocar aumento de la presión arterial, infartos o derrames cerebrales. Por esta razón, y desde el año 2005, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) solicitó a los fabricantes de este grupo de fármacos utilizar advertencias de estos riesgos.

 Asimismo, existe una familia de medicamentos para combatir el cáncer llamada antraciclinas. Este fármaco puede causar miocarditis o la inflamación del músculo del corazón, llevando al crecimiento y debilidad de este órgano. Por esta razón, es fundamental que los pacientes que estén siendo tratados por algún tipo de cáncer informen a los facultativos cualquier problema o sospecha de tal relacionado al corazón. En este caso, el remedio podría ser peor que la enfermedad.

 Los antipsicóticos también podrían causar importantes interacciones para el buen funcionamiento del corazón. “Son utilizados para tratar ciertas patologías mentales, pero algunos pueden causar daños directos al corazón, como la miocarditis, u otras trastornos eléctricos, como las arritmias”, afirma Molina. Hay que tener cuidado porque algunos de ellos también pueden favorecer la obesidad y el aumento en el colesterol.

 También, algunos medicamentos indicados para tratar la diabetes Mellitus podrían generar complicaciones al corazón. “Un reciente estudio encontró que la pioglitazona puede provocar falla o insuficiencia cardiaca por un mecanismo directo sobre el corazón”, señala la facultativa.

 Y aunque parecen inocuas, existen hierbas que pueden traer más de un dolor de cabeza. Se calcula que 15 millones de personas en Estados Unidos las consumen, mas investigadores de la Clínica Mayo advirtieron que muchas de éstas podrían tener un efecto directo y negativo a nuestro corazón. “La hierba de San Juan, el gingseng, gingko biloba, la cola de león, majuelos o espinos, entre otras, pueden favorecer sangrados internos o interferir con otros medicamentos usados para tratar enfermedades coronarias.

 Por estas razones, siempre es importante consultar con un especialista sobre las interacciones que algunos fármacos tienen con otros o con cierto tipo de alimentos. “Es importante, además, que enfermos con patologías cardiacas sean muy cuidadosos a la hora de ingerir otros medicamentos, sobre todo los comprados sin recetas en las farmacias. Siempre consulte con el químico farmacéutico que será primer asesor en ayudarlo a no cometer errores y evitar riesgos innecesarios”, finaliza Molina.