Opinión

[OPINIÓN] Canal de Chacao: Una mirada de estadista

El Heraldo Austral

El problema actual del puente sobre el canal de Chacao no es de la compañía Hyundai y asociados, ni de los recursos públicos, ni de los recursos privados, ni de la baja económica del país, ni del estallido social. La paralización de este megaproyecto dice relación con la incapacidad técnica del Ministerio de Obras Públicas de poder evaluar de buena forma los proyectos que va a licitar y ni subestimarlos ni sobrestimarlos.

En 1890 el presidente José Manuel Balmaceda no contó con las tecnologías actuales ni con las metodologías de evaluación social de proyectos y rentabilidad y, sin embargo, pasó a la historia como un estadista al construir el viaducto Malleco dándole continuidad al territorio nacional. La ingeniería chilena se ponía pantalones largos gracias al diseño que hiciera de este puente ferroviario don Victorino Lastarria.

Sin embargo, hoy la languidez del MOP y su falta de musculatura técnica le impide entender la estrecha relación entre crecimiento económico y desarrollo de infraestructura. Al parecer, dicha cartera desconoce lo que se ha denominado la elasticidad de la infraestructura que varía entre un 0,16 y 0,26 de impacto en el PIB, según un estudio de CEPAL ONU denominado “Desarrollo de infraestructura y crecimiento económico: revisión conceptual”, año 2004, autores Ricardo Sánchez y Patricio Rozas.

Ahora que el país está entrando en recesión económica producto del estallido social y la falta de mirada de largo plazo, es cuando se debe levantar la economía con el desarrollo de infraestructura y con una reforma tributaria que corrija ciertos aspectos del modelo. El puente Chacao es una oportunidad de conectividad territorial, crecimiento económico y desarrollo.

Felipe Ulloa, consultor internacional en transporte e infraestructura.