Opinión

Cambios para una sociedad sensible ante el cuidado y protección de las niñas y los niños

El Heraldo Austral

“Para criar un niño hace falta una tribu” este antiguo proverbio africano hoy, sigue siendo un imperativo, pues criar a un/a  hijo/a  en solitario es prácticamente imposible. Desde la empatía ante la complejidad y los desafíos que implica la crianza es que nace la Corporación Niños de Puerto Varas, sociedad civil organizada y autónoma que trabaja desde hace 10 años colaborativamente con la Residencia San Arnoldo de Puerto Varas. Esta Residencia tiene por objetivo acoger a niños y niñas entre 0 y 6 años que han sufrido una vulneración grave de sus derechos y, junto con resignificar el daño emocional que implica este cambio de vida transitorio, se debe trabajar por restituir el derecho a vivir en familia. Ya sea de regreso con su familia de origen, con familias de acogida mientras se resuelven las condiciones para regresar a su familia de origen, o bien, con familias adoptivas.

Tras una década de trabajo y experiencia acumulada en la resignificación del daño emocional de las niñas y niños, mediante Programas basados en el juego y el contacto con la naturaleza y caballos, es que decidimos ampliar nuestro equipo, directorio y cambiar nuestra razón social a Corporación por la Niñez, con el objetivo de reflejar el alcance real que estamos teniendo, tanto a niñas como también niños, y no sólo de Puerto Varas, sino de toda la Región de Los Lagos. Además, de estar convencidas de que este nuevo nombre nos convoca e impulsa a la posibilidad de trascender desde “lo local”, tanto a nivel regional, como también, si así nos lo proponemos, a nivel nacional.

Esta renovación corporativa busca ponerse a la altura del contexto nacional respecto al esperado cambio del ex Servicio Nacional de Menores, hoy Mejor Niñez, el cual tiene por objetivo saldar las deudas del no siempre bien ponderado Sistema de Protección.  Es por ello que como sociedad civil damos una gran bienvenida a las personas que liderarán este proceso, junto con recibirles expectantes y colaborar en lo que corresponda para resolver los nudos que hemos presenciado en esta última década.  Entre ellos, nos preocupa que puedan acortarse los plazos de un Sistema Judicial que no se condice con la percepción de tiempo que tiene un niño, un año puede ser el 50% de su emergente vida. Pensamos, que para este nudo es clave el trabajo intersectorial en distintos niveles, pero junto con ello, impulsar cambios legislativos para contar con todos los dispositivos del Estado al servicio del trabajo con estas familias, las que muchas veces han sido víctimas de la exclusión social y de barreras culturales difíciles de soslayar.  También nos parece importante fortalecer y entregar más recursos para la especialización del acompañamiento que se otorga a la revinculación familiar, para transformarnos en un sistema que apoye en vez de que juzgue. Y por último,  para aquellos niños y niñas que resuelve la susceptibilidad de adopción, seamos más ágiles y brindemos apoyo a esas nuevas familias que sin duda tendrán muchas necesidades de criar en tribu.

Corporación por la Niñez

Puerto Varas