Opinión

[OPINIÓN] Basta de Odio

El Heraldo Austral

Desde el 18 de octubre de 2019 pareciera que Chile no sólo "despertó", con las consiguientes y legítimas demandas sociales. También se polarizó, retrotrayéndonos a esa lógica binaria que, por años, marcó el devenir de nuestro país: la división entre derecha e izquierda.

Lo anterior se produce no sólo por la ausencia y orfandad del centro político, ese espacio de diálogo, moderación y acuerdos que tan bueno resultados le trajo a Chile a comienzos de la década de los noventa. También se genera porque la rabia, el resentimiento y la lucha de clases sociales exacerban los ánimos en una nación que no resiste, por parte de lado y lado, más llamados e incitaciones al odio.

Si de verdad la intención de estos sectores extremos es cuidar a Chile, y no el de obtener dividendos mezquinos a costa de nuestra nación, entonces de una buena vez el llamado no sólo es a recuperar la unidad política y social del país sino que, transversalmente, entendamos que estamos viviendo un momento histórico del cual o salimos bien parados o terminamos descarrilados. Es tiempo de volver a ser generosos, de recuperar y practicar la empatía en favor de un bien mayor que se llama Chile. El tiempo se agota: es momento de hacernos cargo.

Rodrigo Durán Guzmán