Opinión

[OPINIÓN] "Amor en tiempos del COVID-19". Por Dr. Jorge Tagle, Cirujano Infantil Director del Servicio de Salud Del Reloncaví

El Heraldo Austral

En mis 20 años como médico, me he enfrentado a diferentes situaciones donde la vida y la muerte forman parte del equilibrio con el que se trabaja. Sin embargo, nunca imaginé que iba a enfrentar una pandemia mundial sin precedentes en los últimos 100 años, ni como ciudadano, ni en mi rol como médico y autoridad de salud actual.

Uno de los aspectos más impresionantes, es que estamos ante una pandemia que ha afectado a sociedades que considerábamos más desarrolladas que la nuestra, colapsando sus sistemas de salud y poniendo en duda la capacidad de las autoridades, pero también de la ciudadanía, de prepararse y responder en forma solidaria y disciplinada para abordar desafíos sanitarios de esta envergadura.

Como Servicio de Salud del Reloncaví, por instrucciones de nuestras autoridades del Ministerio de Salud, comenzamos desde enero de este año a trabajar para estar lo mejor preparados posible cuando, lo que en ese entonces era una epidemia que afectaba a una provincia en China, llegara a nuestro país una nueva enfermedad denominada COVID-19. Esfuerzo que mantuvimos adelante, pese a la suspicacia y duda de quienes manifestaron que estábamos instrumentalizando la enfermedad. Afortunadamente nuestros equipos de salud entendieron lo que ello significaba, preparamos a conciencia protocolos, realizamos simulacros –que fueron catalogados por algunos como “juegos”-, desarrollamos planes de abastecimiento, de manera de enfrentar adecuadamente como red asistencial del Reloncaví el primer caso que ocurrió hace tan solo 1 mes: el 7 de marzo en Puerto Montt.

A medida que la pandemia evoluciona en nuestro país, queremos transmitir la tranquilidad a la población de que seguimos trabajando con máxima energía, convicción y compromiso para fortalecer integralmente la red de salud en toda su extensión, y evitar los catastróficos resultados que hemos visto en otras partes del mundo.

Para ello, el Presidente de la República ha dispuesto distintos instrumentos legales que fortalecen el rol del Director de Servicio, para poder disponer de todas las capacidades de la red pública y privada de salud. Paralelamente, estamos trabajando con el apoyo de distintos especialistas como salubristas, infectólogos e intensitisvas, y contamos con una estrategia escalable con las medidas a adoptar de acuerdo a la realidad de cada territorio en las provincias de Llanquihue y Palena y a la evolución epidemiológica de la enfermedad.

Hemos trabajado también con los usuarios organizados, recogiendo sus aportes y dudas, de tal manera de que todos seamos partícipes. En ese sentido, agradezco el compromiso mostrado por el Consejo Asesor Regional de la Seremi y Servicio de Salud, encabezado por la señora Pilar Huenchucheo.

El COVI-19 ha cambiado indudablemente todos nuestros paradigmas y formas de enfrentarnos o desenvolvernos como sociedad. Hoy, por contradictorio que parezca, la muestras de amor y solidaridad más importante es el distanciamiento social, porque esta es la herramienta más eficaz para contener la evolución de la enfermedad y evitar que las personas más vulnerables mueran.

Esta pandemia es cruel, porque en las personas jóvenes y niños los síntomas pueden pasar inadvertidos, pero son quienes a su vez contagian. Por el otro lado, la enfermedad se manifiesta de forma muy severa y mortal en nuestros adultos mayores y en personas con enfermedades que limitan su inmunidad.

El amor en tiempos de COVID-19 es el distanciamiento social voluntario. Como ciudadanos es importante que tengamos la disciplina y confianza en la autoridad, porque todos los rumores, fake news o el subestimar las recomendaciones, finalmente debilitan la respuesta que como país vamos a dar a esta pandemia.

Tenemos la oportunidad de demostrarnos a nosotros mismos que podemos enfrentar un desafío tan inédito y complejo como éste, y tener resultados diferentes a los de países que se suponen tienen otros estándares de desarrollo.

Los llamo a mantenernos unidos y atentos, porque en situaciones como ésta vamos a ver lo mejor y lo peor del ser humano. Estos son tiempos para la solidaridad, el problema es de todos, no de una comuna, de un segmento de la sociedad o de un color político.

En salud, todos los funcionarios estamos trabajando para cuidarlos. Por favor, Ustedes cuídennos a todos quedándose en casa.

 

Dr. Jorge Tagle

Cirujano Infantil

Director del Servicio de Salud Del Reloncaví