Opinión

[OPINIÓN] Aislamiento Social: una gran oportunidad para fortalecer vínculos emocionales con mis hijos(as)

El Heraldo Austral

Debemos quedarnos en casa con nuestras familias y el hecho de estar juntos todo el día, se constituye en una oportunidad inigualable. Como padres, a veces decimos no tener tiempo para compartir con nuestros hijos(as); el horario de trabajo y nuestras obligaciones nos consumen ese tiempo. Pero hoy, lo que tenemos a diario en nuestro hogar es tiempo. Lo debemos organizar para aprovecharlo al máximo. Porque el mejor destino que le podemos dar a ese tiempo, es la dedicación a nuestros hijos(as). Les propongo algunos simples consejos para que implementen en su hogar, mientras dure esta condición de aislamiento social:

No transfiera su estrés y preocupación a sus hijos(as). No todos los padres asumen de la misma forma el hecho de tener que quedarse en casa. Para muchos, es muy fuerte la incertidumbre de no saber cuándo esto terminará y se volverá la normalidad. En este caso, es relevante dar seguridad y sentido de normalidad a los niños(as). Recuerde que ellos disponen de menos herramientas que usted para entender lo que ocurre, y les puede producir mucha angustia la inseguridad que perciben en usted. Algunas acciones que puede desarrollar: a) Evite que la familia esté todo el día viendo noticias e informes sobre el corona virus. Dosifique. Vea solo un noticiero al día para estar informado de las medidas que se van tomando. b) Explíqueles con argumentos, que ellos(as) no están en riesgo, mientras la familia cumpla las normas. c) Informe a sus hijos(as) sobre las características del virus y las formas de la epidemia, PERO SIN ALARMAR O HABLAR EN TONO NEGATIVO. d) Defina rutinas en el hogar y obligue a sus hijos(as) a cumplirlas: aseo de su pieza, hora de levantarse, hora de acostarse, horario para actividades escolares durante el día, horarios de esparcimiento o redes sociales.

Acompañe a sus hijos(as) en actividades escolares que los mantengan activos. Es importante que se mantengan activos escolarmente para que el regreso a clases no se complique. Pero en este caso, los padres debemos tener muy claros los objetivos de esta actividad. A mi juicio, estos objetivos deberían ser dos. Primero (el más importante): aprovechar la actividad para mejorar el vínculo de comunicación y cariño con mis hijos(as). Es una oportunidad para poder sentarme junto a él (ella) y tratar de hacer una tarea juntos o conversar sobre lo que piensa o siente sobre su vida. Hablar de sexualidad, de conflictos en el colegio, de lo que le parece mal en casa, lo que pasa con sus amigos(as) y otros temas que incluso, ellos(as) pueden proponer. Pero como padre, debo ser respetuoso y cauteloso al ingresar en la intimidad de mi hijo(a). No imponga su autoridad. Relaciónese “horizontalmente”. Mírelo(a) a los ojos. Deje que hable y luego usted exprese su opinión; no lo(a) interrumpa. Pida la opinión de su hijo(a), felicite sus aciertos, dígale que lo quiere y que es muy importante para usted; abrácelo. Segundo: mantener a nuestro hijo(a) “activo” escolarmente, realizando guías “bajadas” desde la página web del colegio o la del Ministerio de Educación (www. Aprendoenlinea.mineduc.cl). Pero sin perder el objetivo. No debo transformar esta actividad en una competencia para “demostrar la inteligencia de mi hijo(a)”, ni se angustie porque no sabe algunos contenidos. Si usted no es profesor, es probable que no entienda muchos de ellos. Induzca a su hijo(a) a que investigue lo que no sabe a través de preguntas, para que entre ambos, vayan descubriendo cada contenido. Pero lo que no sepan, no se contesta. Así de simple. Aprovechemos esta emergencia. Oportunidades como esta, difícilmente se vuelven a repetir.

 

Gonzalo De los Reyes Serrano

Magister en Educación; Coach en Parentalidad Positiva.