• 08 de Febrero

Sugeridos:

Proyecto Fondo de Medios 2020 "Mujeres de Mi Tierra": María Angélica Lapostol, gestora cultural y pionera del movimiento artístico local

“Mujeres de Mi Tierra” es un proyecto financiado por el Fondo de Medios 2020 de la Secretaría de Gobierno que nos permite contar la historia de aquellas mujeres empresarias destacadas de nuestra zona.


María Angélica Lapostol es una de las grandes gestoras culturales de Puerto Varas y de la región, quien hace 27 años fundó la ya tradicional Galería de Arte Bosque Nativo, ubicada en la Casa Raddatz en la costanera, epicentro del movimiento cultural de la comuna, y quien con perseverancia convirtió la vieja casona en un referente cultural en la región donde se realizan exhibiciones de grandes artistas plásticos, conversatorios, conciertos, reuniones de la comunidad, entre otras tantas actividades que su prolífico trabajo ha producido en la ciudad.

María Angélica Lapostol dejó Santiago y llegó con su familia a Puerto Varas a principios de los años 90 buscando un cambio de vida y “sin ninguna misión especial, pero cuando has vivido en Santiago y en otras ciudades del mundo, como Londres o Estados Unidos, donde tienes el arte a la mano, hay museos, galerías, teatros, y lo empiezas a echar de menos. Y no es que no hubiera arte acá, por ejemplo me di cuenta que había un concurso de pintura “El Color del Sur”, pero sentí que hacía falta acá ese lugar donde ir a vivir el arte y es así como nace la Galería Bosque Nativo, un 8 de enero de 1993”, nos comenta Angélica al preguntarle cómo nace la Galería de Arte Bosque Nativo.

“Y se dan las cosas -continúa- y armamos un grupo de amigos acá, nos conocimos, entre ellos había artistas, gente que quería aportar en lo ecológico, llegó el chef Richard Knobloch en esos tiempos que marcó la pauta en la diferencia en la gastronomía, sin dejar de valorar la propia gastronomía. Entonces se produjeron esos cambios sutiles de gente que llegó con otra oferta al sur, y la idea de la gente que llegamos era “cómo aportamos a la ciudad, de qué manera podemos ayudar a que esta ciudad sea mejor todavía”, te lo digo humildemente, con una intención súper sana.  Entonces pasaron cosas y me decidí a abrir una galería y me asesoré por este amigo artista y mi mamá tenía una prima que era dueña de la Galería “Arte Actual” con dos socias en Santiago, entonces fui a hablar con ella y me dijo “esto no es para volverse rico, pero sí te eleva el espíritu”.

“Y partimos, dimos inicio a la gestión porque yo soy una Gestora Cultural. Después cuando hicimos la alianza con la Universidad de Chile, que estuvimos con ellos 8 años acá en el Bosque Nativo dando los Diplomados en gestión cultural, arte terapia y fotografía experimental, me acuerdo que pude hacer el diplomado y fue bonito. Y, además, como me encanta el tema convocaba para charlas interesante y soy la primera en estar en primera fila escuchando”.

María Angélica Lapostol señala que ella no fue la primera gestora cultural que tuvo la comuna, pero definitivamente su perseverancia le ha permito mantenerse en el tiempo e ir generando nuevos espacios como el Jardín de las Artes “Kunstgarten”, gracias al apoyo de diversas empresas que han confiando en su impecable gestión.

“El arte es fundamental para la salud mental, nos va a ayudar en todo: para subir el ánimo, para reencontrarnos y perder el miedo. La cultura es importante para el desarrollo integral de la personas y quiero invitar a la comunidad a que apoyen a sus artistas, que participen y asistan a los eventos culturales. La gente que trabaja en el arte hace tantas actividades y a veces tienen tan poca respuesta. Lo único que los artistas piden es que la gente vaya, que participen. Que los profesores y directores de colegio gestionen para que los niños vengan a las exposiciones, obviamente cuando pase la pandemia”.

“Y esta pandemia nos ha permitido reinventarnos, nos ha hecho trabajar mucho más para que la gente sienta que estamos haciendo las exposiciones, las estamos ofreciendo on line, estamos haciendo cursos, talleres, porque hay que valorar el arte, no puede faltarle a nadie”, concluye.