Local

Profesores de regiones de Los Lagos y Los Ríos reciben inédita capacitación para enseñar música en línea a escolares del sur de Chile

El Heraldo Austral

Los docentes forman parte del programa Puedes Cantar, desarrollado por Fundación Teatro del Lago y Fundación Ibáñez Atkinson, y reciben clases quincenales de metodología musical y dirección coral.

Enseñar música de manera remota es el desafío que se ha propuesto sortear el programa de fomento y difusión de canto coral del sur de Chile, Puedes Cantar. La séptima versión de esta iniciativa, desarrollada en conjunto por Fundación Teatro del Lago y Fundación Ibáñez Atkinson, viene reuniendo desde abril de este año a 17 entusiastas profesores de música de colegios públicos y privados, provenientes de once comunas de las regiones de Los Lagos y Los Ríos, quienes han aprendido técnicas de dirección coral y metodologías educativas de la mano de los destacados maestros, Quim Piqué (España), Lydia Mills (EE.UU.) y Gerard Ramos (España). A esta formación técnica, además, se ha sumado por primera vez la adaptación de estrategias para enseñar música de manera digital, con el fin de ayudar a los profesores a seguir formando a sus estudiantes en tiempos de distanciamiento social.

“Nos dimos cuenta de que no solo era importante compartir herramientas y técnicas útiles para el desarrollo profesional docente, sino también ser capaces de adaptar este aprendizaje para que los maestros pudieran traspasarlo a los niños a través de videoconferencias u otros canales de comunicación digital. Ha sido un doble desafío, que los profesores del programa Puedes Cantar han abordado con creatividad, dedicación y profesionalismo”, explica Macarena Carrió, gerente de Educación de Fundación Teatro del Lago.

Para Andrés Rodríguez Spoerer, gerente de Música de Fundación Ibáñez Atkinson, realizar el programa se ha convertido también en una oportunidad para ampliar la experiencia musical desde los estudiantes hasta sus familias. “Con esta iniciativa no solo aseguramos la continuidad del programa y la capacitación de los profesores, sino que al mismo tiempo entregamos herramientas que permiten aprovechar el tiempo que estamos pasando todos en casa de una forma lúdica y constructiva. Las habilidades que desarrolla la educación musical se basan en dinámicas grupales e individuales, por lo que ponerlas en práctica en conjunto y en familia genera espacios de encuentro y aprendizaje muy valiosos para las personas de todas las edades, tanto en lo cognitivo como lo emocional”, señala.

Una de las encargadas de facilitar la enseñanza musical a distancia es la profesora estadounidense, Lydia Mills, experta en Kodaly, un método de formación musical húngaro que busca enseñar música de manera simple y didáctica a los niños. La experta, quien trabaja junto a Fundación Ibáñez Atkinson, explica que, a pesar de las circunstancias, han encontrado la forma de estar conectados tanto con los profesores como con los alumnos. “Aunque estamos acostumbrados a cantar juntos, darnos la mano en una ronda, jugar un juego de círculo, estamos encontrando las maneras de conectarnos, de corazón a corazón con nuestros estudiantes”, explica la maestra, quien agrega que la práctica del juego cantado ha sido la forma de mantenerse vinculados de manera efectiva. “De forma virtual, podemos jugar juntos usando herramientas visuales, títeres, peluches y  dibujos. La clase de música hoy en día tiene una oportunidad de no solo desarrollar las capacidades musicales, sino que también ser una fuente de alegría y apoyo para todos los estudiantes”, explica.