Local

Plazo de apertura vence el 29 de junio de este año: SCJ rechazó ampliación de plazo para construcción de Casino Enjoy Puerto Varas

El Heraldo Austral
Foto: Archivo

Complicada es la situación que vive Enjoy quien pidió, el pasado 24 de diciembre, a la Superintenecia de Casinos un aumento de plazo de contrucción para los casinos de Viña del Mar, Pucón, Puerto Varas y Coquimbo, petición que fue rechazada por el órgano fiscalizador, lo que pone a la empresa casinera en serios aprietos ya que, por ejemplo, en Puerto Varas el nuevo casino Enjoy debiera estar abriendo sus puertas el próximo 29 de junio y al día hoy no cuentan con premiso municipal para llevar a cabo las obras, las cuales implican una inversión -de acuerdo a proyecto presentado cuando ganaron la licitación de a licencia de la ciudad de las rosas- de $22 mil millones: $12 mil millones  para la construcción del casino de juegos de 3.614 mts2 y $10 mil millones para las obras complementarias de 18.677 mts2, estas últimas con fecha de apertura el 29 de diciembre del 2021. Enjoy comprometió: hotel, restaurante, centro de convenciones, centro deportivo, museo, salón de espectáculos/eventos, locales comerciales, salas de cine, sala de teatro y una biblioteca.

Recordemos que las sociedades que se adjudicaron los permisos de operación en el 2018, tenían un plazo de dos años para la construcción del casino de juego, contados desde la resolución de adjudicación, plazo que podía ser prorrogado por un año más y en el caso de Puerto Varas, la SCJ ya había autorizado ese plazo de ahí que la fecha máxima de apertura sea en junio del 2021.

En caso de que Enjoy no pudiera abrir en la fecha estipulada, se debe iniciar un proceso sancionatorio, el que podría concluir con la revocación del permiso de operación por parte del Consejo Resolutivo de la Superintendencia, de conformidad a la causal prevista en el artículo 31 letra a) de la ley N° 19.995 y en este caso la Superintendencia debe dar inicio a un nuevo proceso de otorgamiento de permiso de operación de conformidad a la normativa vigente. Los permisos de operación no pueden venderse, sin perjuicio de los cambios en la propiedad que pueda sufrir una sociedad operadora.