Local

Homenaje a Gioconda Hertling: creadora junto a su marido, Alejandro Brintrup, de la Juguetería Brintrup

El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Falleció el pasado 21 de Mayo. Gioconda Hertling fue conocida por mucha gente e hizo la felicidad de varias generaciones de niños por la manera colorida y alegre con que pintaba los juguetes que se producían para cada Navidad.

El pasado 21 de mayo en su tradicional casa de Puerto Varas, falleció Gioconda Hertling, creadora junto a su marido Alejandro Brintrup, de “La Juguetería Brintrup” hoy Centro de Interpretación y Museo Brintrup-Hertling” .

La señora Gioconda nació en la ciudad de Temuco el 9 de agosto de 1925; fue criada y educada por sus abuelos suizos Maria Schelchli y Federico Hertling. A los 21 años contrajo matrimonio con Alejandro Brintrup y tuvo tres hijos: Magali, Lilianet y Alonso. Al casarse se trasladaron a vivir más al sur de Chile y así en 1960 la familia Brintrup Hertling llegó a vivir a Puerto Varas, lugar que siempre le recordaría la Suiza de sus abuelos, y donde realizaría una enorme labor, no sólo como madre, abuela, tía y amiga, sino como una artista-artesanal. Fue conocida por mucha gente e hizo la felicidad de varias generaciones de niños por la manera colorida y alegre con que pintaba los juguetes que se producían para cada Navidad.

“Frugal, sobria, serena y ponderada- relatan sus hijas - , Mami como mujer nos dejó enseñanzas y valores indelebles como la generosidad y la fuerza; su capacidad de resistencia, resiliencia y paciencia son dignas de total admiración. Recibió el cuidado constante y cariño incondicional de sus hijas, cuando ya no pudo valerse por sí sola. Sus cuatro nietos la amaron en distintas etapas de su vida y sus yernos la respetaron y amaron altamente. A Mami le encantaban las trufas de chocolate y los valses vieneses; no se avenía bien con el cochayuyo ni con los fuertes vientos del invierno. Su preferencia fue siempre hacia las tortas, kúchenes, galletas y berlines que ella misma preparaba; sin duda que testimonio de ello podrán ser muchas de las personas de Puerto Varas y de la provincia, quienes al visitar la casa y la Juguetería probaron su dulce repostería”.

“Su cordura, lealtad e integridad para con todo lo que implica la vida misma y con todos los que tuvieron el gusto de conocerla y tratarla, fueron tres de sus características más admirables en ella. Seguramente más de uno de ustedes que hoy lee este sentido obituario, la vieron alguna vez transitando de modo diligente por las calles del centro y la plaza de Puerto Varas”.

“Resaltando sus características y atributos, deseamos hacerle saber con mucho orgullo y deferencia a la comunidad de Puerto Varas, que había una habitante en la casa-juguetería 284 Calle Arturo Prat, que estaba feliz de vivir aquí; que estuvo feliz, porque alegre era su carácter, de dar lo que más pudo por la gente, que consistió en extender su verdadero arcoíris interior hacia todos los puertovarinos de la provincia de Llanquihue de la Región de Los Lagos, pintando de colores sólidos y alegres los juguetes que de sus manos salían. Hoy, las paredes de esta casa permanecen impregnadas de su espíritu y su alma se desplaza ahora libremente por donde estamos todos, también, como ella, de paso por esta vida”.

Firman:

Magali Brintrup Hertling y Lilianet Brintrup Hertling.

Nota: La familia agradece sinceramente a El Heraldo Austral por abrirnos este espacio no solo para anunciar el deceso, sino para informarle a la comunidad de Puerto Varas y la provincia de Los Lagos la relevancia de una valiosa mujer como Gioconda Hertling.

 

Recordamos a Gioconda Hertling, la mujer que puso color a los sueños infantiles

La señora Gioconda Hertling cofundadora de la famosa Juguetería Brintrup Hertling, actual Centro de Interpretación de la juguetería Brintrup Hertling, fue una mujer amante de su familia, reconocida mujer de la zona y emprendedora que acompañó a su marido en la aventura de confeccionar juguetes de madera para niños y niñas de la zona del Lago Llanquihue y alrededores. La señora Gioconda asumió una importante tarea en esta empresa que fue la de colorear las piezas de madera para transformar así este trabajo artesanal en luminosos y coloridos juguetes.

La Universidad Austral de Chile Sede Puerto Montt ha destacado y reconocido el valioso trabajo de Gioconda Hertling y su marido Alejandro Brintrup, que forjaron a través de toda una vida una empresa juguetera, que luego conservaron intacta y que en el año 2017 fue rescatada con el apoyo de esta casa de estudios para recuperar la historia y memoria de esta familia en torno a un oficio, legado y producto de la colonización alemana, la que mantendrá vivo así el recuerdo de Gioconda y Alejandro generación tras generación.