Local

Equipo de hemodiálisis de última generación es incorporado a Clínica Puerto Varas

El Heraldo Austral

Un avance más en la seguridad y salud de nuestros pacientes.

Cuando el funcionamiento del riñón disminuye, existen terapias para suplir en parte sus funciones. Estos tratamientos nos permiten eliminar artificialmente las sustancias nocivas o tóxicas de la sangre, especialmente las que quedan retenidas a causa de una insuficiencia renal. Estos tratamientos varían según la complejidad de la enfermedad, desde diálisis ambulatoria hasta trasplantes, pero todos ellos aportan a que el paciente tenga una mejor calidad de vida.

La insuficiencia renal es una patología que aumenta de manera progresiva en nuestro país, lo que hace imprescindible que los hospitales y clínicas cuenten hoy con equipos que permitan atender pacientes con problemas renales que requieran de terapias sustitutivas.

“Hoy en día la prevalencia de la insuficiencia renal crónica etapa V en terapia sustitutiva renal sobrepasa los 1.100 pacientes por millón de habitantes y su incidencia (nuevos casos), se encuentra alrededor de los 200 pacientes por millón de habitantes. La falla renal aguda también ha aumentado por la mayor complejidad de las patologías, el uso de nuevos medicamentos nefrotóxicos, procedimientos de mayor complejidad, entre otros”, señala el nefrólogo y jefe del servicio de la UTI de Clínica Puerto Varas, Dr. Pedro Figueroa.

Teniendo presente esta situación es que Clínica Puerto Varas se encuentra en un plan de desarrollo de su Unidad de Tratamientos Intermedios (UTI), donde en el ámbito nefrológico se incorporaron nuevos profesionales con experiencia en diálisis y además se adquirió un equipo para terapia de reemplazo renal que permita efectuar Hemodiálisis y Hemodiafiltración. Todo esto con el equipo de Osmosis reversa que nos permite entregar agua de alta calidad para estos procedimientos y una máquina de diálisis FMC 5008 con todos sus respectivos insumos.

Además, Clínica Puerto Varas cuenta con profesionales de otras especialidades complementarias como cirugía vascular, lo que permite efectuar los accesos vasculares necesarios tanto transitorios como permanentes para el tratamiento de hemodiálisis.

Poder entregar este tipo de terapias a la comunidad permite que los pacientes del sistema privado de salud no tengan que ser derivados de su entorno a recibir sus tratamientos y también son un apoyo a los tratamientos que entrega el servicio público de salud.