Local

Concejo Municipal activó Comité de Ética Interno por denuncias contra Concejal Juan Patricio Godoy

El Heraldo Austral

Informe Municipal señala que Concejal habría usado oficinas arrendadas por Municipio como vivienda. Además, se recibió denuncia en su contra por parte de ex funcionaria que se desempeñaba como apoyo administrativo del edil acusándolo de “malas prácticas y comportamiento misógino”.

En el Concejo Municipal llevado a cabo en la tarde de ayer, se dio lectura al Memorándum Nº 50 que corresponde a denuncias en contra del Concejal Juan Patricio Godoy, por parte de la asistente administrativa y secretaria de apoyo de dicho edil, quien se desempeñó en el cargo desde el mes de abril y hasta principios de julio del presente año, y quien en carta dirigida a la administradora municipal señaló que sus labores se desempeñaban en Manzanal Nº 82, oficina del Concejal Godoy, arrendada por el municipio para tales fines por un valor e $370.000, desde Octubre del año pasado “donde no existen las condiciones de higiene, calefacción, ventilación, iluminación o un área exclusiva para trabajo” señaló la denunciante en la misiva enviada a la Administradora Municipal.

“Siempre hubo mal ambiente laboral, por las reiteradas faltas de decoro, ya que al ingresar a esta vivienda, aún el matrimonio se encontraba durmiendo, donde gran parte de la mañana transitaban en pijama. Otro mal actuar que realizó el Señor Concejal Godoy es exigir transcripción de “poemas personales”, los cuales, recitaba a viva voz, rompiendo en llanto o enviar documentos a mi correo personal que circulan en internet, al exceso de copias de oficios, donde él mismo distribuía, también le molestaba mi cara y que se debía opinar solo como él opina” señala la carta de denuncia, donde la denunciante agrega “…se tiene a bien, por lo anteriormente expuesto, evidenciar las actuales condiciones de trabajo, malas prácticas y comportamiento misógino”.

El Municipio al recibir la denuncia pidió al Departamento de Control Interno del Municipio que realizara fiscalización de la oficina del concejal, entre otros arriendos, luego de lo cual, se emitió el informe de fiscalización Nº 119 que declara “para la suscripción del contrato de arriendo, se informó que el primer piso del inmueble ubicado en calle Manzanal Nº 82, era una oficina con sala de estar y baño privado y que formaba parte de un conjunto de oficinas. Dicha información, esencial para la suscripción del contrato de parte del Municipio, resultó ser falsa, dado que dicho inmueble en realidad corresponde a un departamento de dos pisos, ubicado en un conjunto habitacional, y que en el primer nivel hay una cocina, un comedor y un baño, estando el comedor implementado como espacio de trabajo, pero sirviendo al uso habitacional y cotidiano del edil, al igual que el baño y cocina”.

“El uso habitacional del inmueble arrendado por el Municipio para que sirva de Oficina del Edil corresponde a un incumplimiento del contrato y también, del principio de probidad administrativa”.

Cabe señalar que desde el primero de marzo de este año, el Concejal Godoy firmó un contrato de arriendo con la dueña del inmueble en cuestión, arrendando el segundo piso de la oficina como vivienda personal por un valor de $150 mil mensuales.

Respecto de este hecho, el informe de fiscalización indica “..existiendo al menos un incumplimiento del objeto del contrato de arrendamiento desde el 01 de marzo del presente año, es que debe analizarse la vía idónea para solicitar la restitución de los montos pagados por concepto de arriendo para el uso exclusivo de oficina del concejal entre el mes de marzo y el presente, considerando que el inmueble ha tenido un uso habitacional y así lo da cuenta el propio Edil, el Informe Nº 119 emitido por Dirección de Control Interna y el contrato de arriendo ante Notario celebrado por doña Sandra Mancilla Vargas y don Juan Patricio Godoy, mediante el cual se arrienda el segundo piso de dicho inmueble al edil, para fines habitacional y comerciales, fijando una renta de $150.000”.

Respecto de estos hechos conocidos públicamente en el Concejo Municipal, los concejales -por cuatro votos a favor, un rechazo y una abstención- aprobaron activar el Comité de Ética Interno que definieron en el reglamento que aprobaron para funcionamiento de este organismo con la unanimidad de los votos, para tratar esta situación y aclarar los hechos.

La comisión de ética quedó conformada por los concejales Antonio Horn, Rodrigo Schnettler y Rocío Alvarado. Los acuerdos de esta comisión deberán ser conocidos por el pleno el primer concejo del mes de octubre próximo.