Educación

Fonoaudiólogos UST: Tecnología y contacto con pacientes desde el inicio de su formación académica

El Heraldo Austral

Modernos laboratorios permiten que los estudiantes aprendan a trabajar con personas desde el primer año, gracias al sello centrado en la aproximación clínica educativa que posee una gran visión humanista y vocación de servicio comunitario.

Desde el inicio de su vida académica, los estudiantes de Fonoaudiología en Universidad Santo Tomás se vinculan de manera temprana a las experiencias prácticas, además de la aplicación de estrictos estándares de calidad a nivel nacional, lo que favorece el proceso de aprendizaje de actividades de cátedra y laboratorio. Con esto, los futuros profesionales desarrollan habilidades con las mismas tecnologías que se verán enfrentados al mundo laboral.

Para ello, esta carrera del área de la salud, posee modernas dependencias que consta de tres espacios; un laboratorio de audiología, con equipos especializados en la evaluación auditiva y vestibular de niños y adultos, un laboratorio de fonética y voz, destinado al análisis acústico de la voz, el habla, rehabilitación en voz y motricidad orofacial y un tercero consistente en una sala multifuncional en la que se realizan entrevistas y atenciones de lenguaje en pacientes adultos.

Todo esto con un equipamiento con altos estándares de calidad y tecnología, destacando instrumentos como; audiómetro, impedanciómetro, cabina silente, electrococleografía, irrigador calórico, entre otros.

Con todo lo anterior, un fonoaudiólogo de Universidad Santo Tomás destaca por ser un profesional formado de manera integral, que cuenta con conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes de la disciplina para la intervención de la funcionalidad de la comunicación humana y sus alteraciones, promoviendo el desarrollo de acciones inclusivas que aseguren la participación de la comunidad.