• 15 de Abril

Sugeridos:


El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicó el Informe de Síntesis del Sexto Informe de Evaluación, donde alerta sobre la emergencia climática y cómo abordarla.

 

Actualmente, el calentamiento global promedio está alrededor de 1,1 °C, dirigiéndonos hacia los 3 grados. “Es urgente terminar con la inversión en nuevos combustibles fósiles y avanzar hacia una transición justa a energías renovables”, indica Silvana Espinosa, Geógrafa de Greenpeace.

 

Desde la organización medioambiental enfatizaron: "Los gobiernos deben introducir urgentemente medidas en las que las decisiones se tomen de forma inclusiva y en el que el progreso se mida en bienestar colectivo y en la capacidad de la Tierra para regenerarse en donde los países contaminantes se hagan cargo de su responsabilidad por los daños causados para que las naciones y las comunidades menos responsables de la crisis climática no sigan pagando el precio más alto".

 

IMPACTO EN CHILE

En el caso de Chile este calentamiento se ve reflejado en lo que se ha denominado  la “mega sequía”. Entre el año 2010 y 2015 la zona entre Coquimbo y la Araucanía, presentó un déficit de precipitaciones cercano al 30%.

 

"La ciencia es clara; la situación es grave y Chile no es la excepción. Chile atraviesa una crisis hídrica sin precedentes y que no posee un horizonte de mejora: el 29% de  las comunas del país se encuentra bajo decretos de escasez hídrica, afectando a un tercio de la población, y el modelo de gestión del agua continúa priorizando a las grandes industrias en desmedro de las personas", explicaron desde Greenpeace.

 

Los océanos han absorbido más del 90% del exceso de calor de nuestro sistema climático, lo que nos lleva a una tasa de calentamiento que probablemente sea más del doble además de la duplicación de la frecuencia de las olas de calor marinas.

 

“Los océanos, además de ayudarnos a combatir el cambio climático, ya están expuestos a grandes presiones, por lo cual no podemos aumentarlas. La expansión de la salmonicultura en el país, pone en serio riesgo a los ecosistemas marinos, aumentando su vulnerabilidad. Cerca del 50% de los centros salmoneros que operan en la Región de Magallanes, se encuentra sin oxígeno, lo que afecta a toda la biodiversidad”, agrega Silvana Espinosa desde la ONG.

 

Y agregan: "Sin embargo, y a pesar de las advertencias del mundo científico respecto del impacto del Cambio Climático en la disponibilidad de agua del país, entre 2016 y 2020 el número de derechos de agua otorgados aumentó en todas las cuencas del país. La situación de las lluvias no mejorará, las sequías y olas de calor se estima serán cada vez más intensas".