Opinión

OPINIÓN: Estacionamientos Subterráneos

El Heraldo Austral

Cada cierto tiempo, muy seguido para ser sinceros, nos sorprendemos con iniciativas que siembran dudas reales sobre los intereses que las mueven. Pasó con el relleno sanitario la Laja emplazado en la cuenca del Rio Maullín, futuro Santuario de la Naturaleza, que pronto comenzará a recibir desechos desde Ancud ampliando su carácter provincial en un negocio muy bueno para la concesionaria y muy malo para el medio ambiente y para Puerto Varas. Luego llegaron los letreros donde se promueve y publicitan los mismos paisajes que dichos letreros tapan, y podríamos seguir enumerando los “aportes” estéticos y disyuntivos que crecen cómo mala hierba en nuestra comuna. Ahora es el turno del proyecto de estacionamientos subterráneos en pleno centro de la ciudad. Proyecto que cuando se presentó a la ciudadanía en dos instancias en las que estuve presente: talleres participativos del PRC y socialización del proyecto previo al voto como iniciativa de interés público, fue ampliamente rechazado.

Claro está, la voz ciudadana poco ha sido escuchada y nada hace pensar que lo será en lo que queda de esta administración. Pero la codicia no parece parar y ahora vuelve a la carga, proyectando un hoyo gigantesco en calle San Pedro que esconderá a la vista más de 200 autos, en una concesión de más de 20 años a tarifas de más de 1500 pesos la hora en horario punta. Mientras el mundo se mueve hacia iniciativas y ciudades sostenibles, que desincentivan el uso del automóvil y promuevan entornos peatonales y amables, y desechando olímpicamente el sentir ciudadano que en varias instancias ha promovido un centro peatonal, nuestras autoridades se mueven en dirección contraria. Cómplices de la depredación que esta ciudad ha sufrido y de la involución que parece no tener fin, ahora sugieren que el centro, ya colapsado bajo la presión inmobiliaria y automovilística siga recibiendo más automóviles, construyendo catacumbas modernas en las entrañas, también colapsadas, del perímetro urbano.

Nada importa si tenemos una emergencia sanitaria en curso en nuestro lago Llanquihue, menos importa constatar que la ciudadanía exige autoridades visionarias que sueñen otras ciudades para nuestros hijos. Nada parece importar ante los intereses mezquinos de algunos empresarios (los menos) que parecen dictar las políticas municipales a su propio antojo e interés. Proyectos sostenibles que entregan soluciones reales y armónicas con el entorno son desechados para dar cabida a la burda y fácil praxis que promueve esconder los problemas bajo la alfombra, en este caso bajo el centro de Puerto Varas. Tampoco importa si el comercio local hecho de emprendedores y trabajadores esforzados sufra los embates de una faena constructiva de más de dos años que generará seguramente cierres y despidos amenazando su supervivencia económica.. .No importan los riesgos y dudas que, a ojos de cualquier mortal que conoce la situación de Puerto Varas y su lago, pueden surgir al siquiera imaginar una faena de estas dimensiones en las capas freáticas de un borde lago ya erosionado y aún sangrante debido a la irresponsabilidad y poco cuidado que sus autoridades han tenido a lo menos en los últimos 15 años.

Rechazamos categóricamente la idea de un estacionamiento subterráneo en el centro de Puerto Varas, apoyamos iniciativas alternativas y sustentables que sean un real aporte al desarrollo armónico de la ciudad. Puerto Varas no se dejará transformar en una copia de Puerto Montt, ciudad enclavada en un entorno natural privilegiado que ha sido embrutecida y violentada por el egoísmo y poca visión de algunos empresarios que tienen sus afilados dientes ahora puestos en nuestra ciudad. Rechazamos con fuerza esta idea, exigimos proteger el borde costero y el casco urbano rescatando su enorme riqueza patrimonial, la calidad de vida de sus habitantes, los emprendimientos y el comercio local y por sobre todo la salud de la naturaleza que nos acoge.

No a los Estacionamientos Subterráneos en el Centro de Puerto Varas 

 

RAFFAELE DI BIASE