Opinión

Chile nuevamente premiado en Turismo, por Dr. Ulises Alarcón G. Académico Escuela Ingeniería Civil industrial

El Heraldo Austral

De nuevo aparece nuestro país como uno de los destinos de turismo más preciados del planeta. Esta vez fue premiado como el mejor destino de turismo aventura del mundo. Es la segunda vez consecutiva que nos toca con World Travel Awards y nos deja una tarea titánica; “Estamos liderando el turismo aventura”, según el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Jorge Rodríguez.

Este hecho se suma, al ya conocido el mes pasado, reconocimiento de Lonely Planet como los primeros en “Best in Travel 2018”. Recordemos que es una de las guías de turismo más famosa, con presencia en más de 145 países del mundo.

La directora de Sernatur, Marcela Cabezas afirmaba en octubre que, “ser distinguidos por Lonely Planet es un premio para todos los chilenos, porque destaca nuestra belleza natural, pero también nuestra buena calidad como anfitriones”. De lo último, no estoy tan de acuerdo, aun nos falta mucho, siento que estamos en un proceso de constante aprendizaje y bastante lejos de ser anfitriones de excelencia.

Chile está marcando presencia en el concierto internacional y debemos avanzar en profesionalizar esta industria que nos permitirá apalancar otros rubros que no se ven tan favorecidos si los miramos a largo plazo, en nuestro país. Dejar de ser dependientes de los negocios commodities nos fortalecería y tendríamos una economía mucho más dinámica.

El turismo en Chile representa el 10,1% del PIB año 2016, cifra que aparece en forma incipiente si pensamos lo que ponderaba el turismo años atrás. Como muestra, el año 2008 ingresaron 2.710.000 personas, el 2014 ingresaron 3.674.400 y el año pasado llegaron 5.640.700. Ya en este año, periodo enero a octubre hemos recibido 5.239.950 turistas, representando un aumento de un 16,2% en relación al mismo ciclo del 2016.

Todos estos reconocimientos y datos son extremadamente auspiciosos, pero que, si no van acompañados de políticas públicas y privadas enfocadas en aumentar la conectividad física y digital, en potenciar proyectos relacionados, en aportar con mejorar los servicios directos y secundarios, en mejorar el servicio al cliente, entre otros, comenzarán a aparecer los “detalles” que escondemos bajo la alfombra y lo bien posicionado que está nuestro país, pasará de ser una ventaja competitiva a convertirse en una desventaja porque no nos preocupamos a tiempo de planificar estratégicamente el sector tan laureado. Ojalá podamos mirar el turismo con ojos ambiciosos y potenciarlo, cuidando el medio ambiente y preservando nuestras costumbres, que son nuestras ventajas comparativas que nos han permitido llegar al sitial que estamos en estos momentos.

 

 

Dr. Ulises Alarcón G.

Académico Escuela Ingeniería Civil industrial

Sede Puerto Montt, UACH.