Local

Escritor José Miguel Martínez: entre la Arquitectura y la Literatura

El Heraldo Austral

Avecindado hace cuatro años en Puerto Varas

José Miguel Martínez, tiene 32 años, casado, y hace cuatro años decidió con su señora venir a vivir una vida a un ritmo más lento en el sur de Chile, específicamente a Puerto Varas, donde se desempeña como arquitecto en el Secplac del Municipio de Puerto Varas. Su primer hijo nació en la ciudad de las rosas hace dos años y desde estos confines sigue con su pasión por la narrativa que lo ha llevado a ganar dos concursos literarios y, en el mes de marzo próximo, publicar su tercer libro en Chile y también en España.

José Miguel es de bajo perfil, de hecho nos enteramos de su existencia a través de la recomendación del Director de la Biblioteca Municipal Paul Harris, Cristian Saldivia, quien seleccionó uno de los libros de José Miguel Martínez “Hombres al Sur” para recomendar su lectura indicándonos que era un arquitecto que se desempeñaba en el Municipio y que su primer libro había ganado un importante premio.

Luego de leer “Hombres al Sur”, libro del género western y novela negra, ambientada en Chile de fines del siglo XIX, resultó un libro muy entretenido y en su segunda parte cuenta de manera novelada el Motín de Punta Arenas de 1851, relato fascinante de un hecho real que resulta increíble se haya producido en el Chile de esos tiempos.

Nos reunimos con José Miguel en el Café Mawen a la hora de almuerzo, donde nos comimos un exquisito sándwich Pía, para conocer a este escritor y su proceso creativo.

Respecto a su residencia en Puerto Varas comentó: “aquí es más tranquilo y me permite hacer esas cosas que me gustan”.

 

Proceso Creativo

“Desde chico siempre me han gustado las ficciones, las narrativas escritas o en lenguaje audiovisual.  Tenía muchas ideas de historias narrativas pero no las llevaba a cabo  y un día dije que lo mínimo que podía hacer por estas ideas que se me ocurrían era escribirlas, entonces comencé escribiendo cuentos porque eran ideas puntuales y, en algún punto del año 2011, tomé un taller literario de la Fundación Plagio con un profesor que es el escritor Luis López Aliaga, con quien hasta hoy somos amigos, y me ayudó mucho en un comienzo a desarrollar más esta vocación literaria siendo el primero que creyó en mi. El 2012 mandé mis cuentos reunidos a un concurso, que es el que ofrece el Consejo del Libro y la Lectura anualmente que es el concurso de las mejores obras literarias, que tiene dos categorías de obra publicada y obra inédita, entonces yo mandé el manuscrito inédito de los cuentos y gané la suma de $8 millones y la compra de 100 ejemplares cuando el libro estuviera publicado para repartirlo en bibliotecas públicas. Entonces, empecé a buscar editorial y enganché de una con Tajamar Editores que es una importante y reconocida editorial independiente, con más de 20 años en el rubro y que tiene un bonito catálogo de novela negra y el tema de mi primer libro “El Diablo en Punitaqui” encajaba bien ahí”.

“Punitaqui se publicó el 2013 y Hombres al Sur se publicó el 2015, novela esta última que unió dos géneros. Después de Punitaqui entablé buenas relaciones con el editor de Tajamar, Alejandro Kandora, y me preguntó cual era el siguiente libro y le dije que me quería tirar con una novela, también de género y en particular de western. Me gusta mucho la novela negra y el western, y él enganchó altiro porque también era fanático del western. Sabía que iba a tratarse de dos cosas: una relación padre e hijo media tóxica, quebrada y la del motín de Punta Arenas que fue un evento que sucedió y encontraba la historia súper exacerbada para ser 150 años atrás”.

“Ahora, estoy terminando de corregir mi tercer libro que se llama “Tríptico de Granola” que es un volumen de tres novelas breves reunidas en un solo libro y que narran la vida en tres momentos del asesino a sueldo que es el personaje principal de mi primer libro el “Diablo en Punitaqui”,  el “Gordo Granola” que es un sicario chileno; y agarré a este personaje y escribí la historia de su vida en tres novelas, una que habla de su infancia y origen, otra que habla de su adultez y una historia de amor, y otra que habla de su vejez y el fin de su vida. Y esas arman un tríptico que se publica en Marzo en España a través de la editorial 3Puntos Ediciones”.

¿Has ganado plata con tus libros? Le preguntamos, y nos responde: ”Sólo en los concursos. El de las mejores obras literarias del 2012 con mi primer libro y, hace un año y medio, me gané el premio Pedro de Oña 2017 que entrega la Municipalidad de Ñuñoa con una de las novelas que componen el tríptico de granola, que se llama “El revólver de la familia”, y gané un millón de pesos el primer lugar. Uno no gana plata escribiendo, como autor uno gana sólo el 10% de la unidad vendida. Si un libro sale 10 lucas uno gana luca por copia. Por ejemplo, “Hombres del Sur” vendió todo el tiraje de la primera edición -mil copias- y gané un millón en un par de años y la paga de esos derechos es anual, entonces recibo anualmente la plata”, concluyó.