Local

Concejal Becerra: “Nunca hay que cerrarle las puertas al diálogo”

El Heraldo Austral

Hoy 06 de diciembre se cumplen dos años desde que asumiera el nuevo concejo municipal de Puerto Varas. Conversamos con el edil Luis Becerra para que nos entregue su visión acerca de estos dos años de gestión.

“Los momentos de aflicción económica y administrativa que vivió el municipio  ya se han ido superando y hoy es necesario dar respuestas urgentes y eficientes a necesidades tan sentidas por la comunidad como la mantención de las áreas verdes, el arreglo de las calles, el mejoramiento del alumbrado público y de la infraestructura educacional, por nombrar solo algunos”, afirma el concejal  independiente de Puerto Varas Luis Becerra.

 

¿Cuál es el balance que usted hace de estos dos años de gestión municipal?

Sin duda el municipio se recibió en una crisis total. Basta recordar que ni siquiera hubo acta de traspaso de una gestión a otra, lo que da una señal del desorden administrativo que había. Muestra de eso es que tenemos ex autoridades locales que serán formalizadas por la justicia. Afortunadamente, esos momentos más críticos se han ido superando lentamente pero aún quedan resabios de esos tiempos complejos, especialmente en la educación municipal.

 

¿Qué temas pendientes que hay en la educación municipal?

Hace unas pocas semanas atrás estuvimos nuevamente en una situación crítica con algunos establecimientos en toma. A mi juicio, una situación puntual en un colegio no puede poner en riesgo todo el sistema, porque más allá de los recursos que se puedan invertir en mejoras de infraestructura, lo que pude recoger de las reuniones en las que participé durante esos días,  es que la comunidad escolar –padres, apoderados y estudiantes-,  quieren tomar parte activa de la construcción de su sistema educacional, a través de instancias de participación y diálogo permanente y con altura de miras.

 

¿Cuáles son las iniciativas que destacaría de estos dos años de gestión?

En el plano personal, agradezco el cariño que he recibido de mucha gente y de organizaciones comunitarias con las cuales he trabajado durante estos dos años. Siempre he estado atento a escuchar las demandas de la ciudadanía y gestionar una solución a esas inquietudes.

Por otro lado, creo que la aprobación del Plano Regulador marcó un hito relevante, destacando que en ese proceso hubo mucha participación ciudadana. Otro aspecto relevante ha sido la constitución del Consejo de la Sociedad Civil, COSOC, así como la demanda en contra de Essal que fue presentada en el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia. También destaco la salud municipal, que ha dado un fuerte salto en materia de infraestructura y gestión.

 

El tema de la contaminación de la bahía de Puerto Varas, ¿se podrá solucionar en el corto plazo?

Este tema no tiene una pronta solución. La empresa sanitaria actuó por presiones de la ciudadanía y del municipio y no porque haya habido un compromiso real de mejorar su servicio. Por otro lado, Puerto Varas no tiene implementado un Plan Maestro de Aguas Lluvias por lo que estamos en un círculo poco virtuoso donde la empresa no ha invertido por muchos años y el Estado no es capaz de asegurar las condiciones mínimas para que no se contamine el lago.

 

¿Qué proyectos visualiza usted como más prioritarios para Puerto Varas?

Lo fundamental es que se materialicen los proyectos anunciados. Vamos a pasar otro año sin cementerio municipal ni estadio Ewaldo Klein. Creo que son dos iniciativas que se debe concretar de manera urgente. Lo otro es priorizar la construcción del Hospital de Puerto Varas y levantar más fuerte la voz cuando se anuncia que los recursos no van a estar prontamente disponibles. También es de suma urgencia visualizar un lugar donde se pueda construir un terminal de buses y adquirir nuevos terrenos para viviendas sociales. Además, es muy importante seguir trabajando en la promoción turística de nuestra comuna. En el plano político, estoy convencido de que las posturas y rencillas personales le hacen muy mal a la gestión del Concejo Municipal. En mi opinión, nunca hay cerrarle las puertas al diálogo.