“Licarayén”, escultura instalada en La Puntilla en Abril del 2014 en el marco de la Primera Versión del Carnaval del Sur, se ha transformado -desde el primer momento- en un ícono de Puerto Varas. Esta escultura fue creada por el artista boliviano y autodidacta de 29 años, Jaime López, quien reside en la ciudad de Puerto Varas desde el 2015 y quien ha hecho, por ejemplo, la reparación del Cristo y la Piedad del Monte Calvario, dos esculturas que están en el Cerro Philippi, y muchas otras obras entre esculturas, pinturas y el trabajo decorativo que también realiza con mucho éxito.

López explicó a El Heraldo Austral que Licarayén es una escultura que está en calidad de préstamo, que los montos que le proveyó Carnaval del Sur de ($250.000) eran los costos de traslado, hospedaje y alimentación y que en reiteradas ocasiones -por mail la mayor parte del tiempo y hace cuatro meses a través de una carta formal dirigida al Alcalde Bahamonde- ha solicitado a la Municipalidad hacer la mantención de la escultura, proponiéndoles también retirarla o que la compre el municipio.

Jaime López, de 29 años, es artista boliviano y autodidacta

“Ha sido un tiempo prudente para esperar que se pronuncien y he dado todas las facilidades para que se pueda negociar, pero en ningún momento las cartas han tenido respuesta y lo que ha hecho el señor alcalde ha sido mal informar a los concejales de lo que yo estoy pidiendo acá (en la carta). Decía que cobrada $5 millones cada año por la mantención y aquí dice cada cinco años. Dijo que también se me habían pagado honorarios y los costos de la escultura y nunca nadie me pagó, los $250 mil fueron gastos de traslado y hospedaje, yo la tenía en calidad de préstamos como cualquier otra escultura”.

López formalmente envió una carta al alcalde de fecha 01 de junio del 2017, donde entregaba las tres alternativas a la Municipalidad respecto de Licarayén: Retirar la escultura en un plazo de dos meses, realizar un convenio con el municipio de mantenimiento de la escultura cada cinco años con un costo de 64,18 UTM cada vez y, la tercera que la municipalidad compre la escultura por un monto de $30 millones.

Según lo señalado por López no ha tenido respuesta de la Municipalidad y tiene un comprador para la escultura, por lo cual, “En noviembre la voy a retirar y la verdad es que hay un sentimiento hacia el lugar, porque está en un buen lugar. Tengo un interesado en comprar la escultura, ahora, si la Municipalidad me la compra, la dejo. Me veo complicado en la situación porque hay personas que han trabajado alrededor del carnaval como las señoras que han hecho el mosaico y sería una pena retirarla porque es un hito”, finalizó.

 

Comenta en Facebook