El Servicio de Evaluación Ambiental cerró el proceso de participación ciudadana con aproximadamente 1.600 observaciones ingresadas a través de la oficina de partes y la plataforma digital de la institución.

El proyecto denominado Camino Río Manso de la empresa IRLA S.A, cuyo objeto es la construcción del camino que conduce a la central hidroeléctrica Mediterráneo (210MW), comenzó su construcción el año 2010 sin contar con los permisos sectoriales y una Resolución de Calificación Ambiental favorable. Luego de múltiples denuncias el año 2016 la Superintendencia de Medio Ambiente determinó la ilegalidad del proyecto y obligó a la empresa a paralizar las obras, aprobando un Plan de Cumplimiento en el que el titular se comprometía a evaluar los impactos producidos e ingresar a estudio los 40 km del camino que va desde Puente Cheyre hasta la localidad de Paso El León. En las observaciones ciudadanas realizadas por los habitantes de la comuna de Cochamó y la región de Los Lagos, se objetó el incumplimiento de los compromisos asumidos por la empresa, “lo primero que advertimos es que ya no se está hablando de 40 km de camino si no que solo 18,2 km, esto constituye un serio incumplimiento que debieran motivar el rechazo de este EIA” dijo Erwin Sandoval, abogado de la comunidad.

Dentro de las observaciones también se mencionaron las deficiencias en la línea de base y las medidas de mitigación propuestas por IRLA S.A en el estudio realizado por la consultora POCH, principalmente en materia de medio humano, flora y fauna y patrimonio cultural.